¿Suma cero en el Ministerio del Trabajo de Sebastián Piñera?

Más leídos

Sostenibilidad y rol social: impacto positivo desde la gerencia general

¡Bienvenid@s a este nuevo segmento de conversación, La voz de las CEO´s!, un territorio que cuenta con el apoyo...

Emasa construye transformación digital desde la cultura organizacional

En línea con su proceso de cambio de marca, la compañía decidió apostar por la digitalización total del sistema...

BCI: la gestión de personas de un grande

¡Bienvenidos a un nuevo webinar! Junto a la Mutual de Seguridad estuvimos en conversación con el director de recursos...

En diversos medios la estrategia comunicacional de Sebastián Piñera ha sido levantar y hablar de su “legado”. Quisimos conocer de voces expertas respecto a qué tan lejos y qué tan cerca está ese supuesto “legado” en el Ministerio del Trabajo.

Este es el balance del saliente ministro del Trabajo a Cooperativa.

¿Y qué dijeron nuestras voces expertas?

 

Agenda en cero

Daniela Marzi, abogada experta en derecho laboral, se refiere a la importancia de distinguir entre un programa de gobierno y lo que ha hecho el gobierno ante la pandemia de emergencia inédita.

“Me cuesta ver el cumplimiento de ningún programa, pero podemos analizar cómo reaccionaron a la pandemia” comenta. Y  añade:  “sin duda hubo una respuesta tardía, las ayudas se demoraron mucho en llegar y eso llevó a los dos primeros retiros, pero el tercero ya no tenía justificación, lo que complicaría una futura discusión a propósito del sistema de pensiones”. En la misma línea, menciona el caso de la reforma de pensión universal garantizada, la cual se produce después de dos fracasos y funciona más como “un ticket de que algo se hizo, pero dejando pendiente el sistema de pensiones para dar asistencia a personas cuando terminan la vida laboral”.

Y con estas valoraciones asegura que hasta aquí, no se ha hablado de trabajo y la agenda sigue en cero. 

A sus ojos, algo rescatable es el IFE laboral, pues “es una buena política porque incentiva la contratación y formalización, pero como “programa fracasó el proyecto de ley de sala cuna y eso sí que es fracaso del gobierno, porque fue una propuesta propia” aclara.

Un gobierno anti-trabajador

Sergio Gamonal, director académico del magíster en derecho laboral en la UAI y experto en temas de trabajo, concuerda con que las medidas laborales para enfrentar la pandemia quedaron cortas, y admite “estoy en desacuerdo con la perspectiva tan optimista del ministro. Este gobierno es anti trabajador”.

¿Y por qué? “Con el proyecto de modernización laboral del Gobierno, el cual nunca fue aprobado, se buscaba una nueva flexibilización para los trabajadores, precarizando aún más al no reconocer a Uber y otros trabajos en plataforma como subordinados, por lo que quedaban desprotegidos. (…) Hoy en día la Dirección del Trabajo no piensa de inmediato que protegerá al trabajador, sino que está en línea con la política de flexibilización. (…) Además, frente a la propuesta de rebajar la jornada semanal a 40 horas, el Gobierno se opuso tenazmente”.

Otra arista que Gamonal reconoce en cuanto a desprotección es la relación con el acoso sexual. “Se impedía que el trabajador víctima pudiera ir a tribunales sin antes hacer una reclamación interna en la empresa, (…) esto es realmente abrir la puerta a la impunidad y facilitar el acoso sexual”. 

Para el abogado, este gobierno ha sido anti trabajador, con deficiencia en las leyes y primando la voluntad del empleador, quedando con muchos pendientes aún teniendo en la billetera fiscal la posibilidad de recursos. “Los trabajadores fueron en gran parte perdedores”.

Ser trabajador a alto costo 

La abogada, árbitro laboral, experta en relaciones laborales por la Universidad Castilla y presidenta de la Agrupación de Abogadas y Abogados Laboralistas AGAL, Carmen Espinoza, se autodenomina una voz disidente de estos resultados que fueron comunicados en el balance. 

Se refirió a la carencia en las leyes que deberían amparar al trabajador y que, por sobre todo durante la pandemia, estuvieron lejos de hacerlo, llegando con soluciones fuera de tiempo y cargando las responsabilidades sobre el trabajador, más que en las empresas. 

“Las empresas lo que hicieron fue que los trabajadores se llevaran el trabajo a la casa, sin entregarles computadores, hacer soporte en planes de internet más estables, ni asegurando condiciones de trabajo óptimas”. Y por eso, explica, los costos tuvieron que asumirlo los trabajadores y trabajadoras, no las empresas como debía ser.

Recién al final de la pandemia llegó a modo de salvavidas del IFE universal, que es una medida mucho más razonable, pero que llegó con notable retraso. Y añade que, además de la tardanza en medidas, existió una oposición a subsidios directos al traspasar el costo a los trabajadores y nunca a las empresas, sin mostrar protección, y finalmente “se hizo un subsidio a las empresas, no al trabajador”.

 

¡La sustentabilidad de RH Management requiere tu apoyo!

En RH Management defendemos un periodismo independiente, crítico, innovador y de calidad. Nuestra trabajo no solo es informar, sino también ayudar a rehumanizar el management y apoyar las ideas y prácticas que puedan mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Para lograrlo necesitamos el apoyo de personas como tú.

Donación mensual

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lanzan libro “Gestión del desempeño: fuegos antiguos en altares modernos”

El mundo laboral como lo conocemos está cambiando de forma acelerada en algunas empresas, en otras a pasos más...

Últimas noticias

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Artículos relacionados

- Advertisement -