Suicidio en el contexto laboral: cifras y reflexiones

Ignacio Valdés Gutiérrez, psicólogo organizacional, despliega una perspectiva crítica sobre las alarmantes cifras de suicidio en contextos laborales, invitando a reflexionar sobre la urgencia de abordar la salud mental en el trabajo y las dinámicas organizacionales que pueden influir en tales decisiones extremas.

Más leídos

Por Ignacio Valdés Gutiérrez, psicólogo Organizacional, Universidad de Talca y magíster en gestión de personas y dinámica organizacional, Universidad de Chile.

Es difícil iniciar estas líneas, porque, el suicidio, es un tema doloroso que no sólo afecta a la familia, círculo cercano, amigos y compañeros de trabajo, de quienes han tomado esta decisión, sino que, además, devela el profundo dolor, por el que ha atravesado la persona, que lo ha llevado a tomar esta decisión.

A modo de introducción

Llegar a las cifras que, a continuación, compartiré, me demoró un tiempo. Durante esas semanas de espera, me preguntaba, cómo serían los comportamientos asociados al malestar, provocados por las dinámicas de trabajo, y cómo éstos se podrían ver reflejados en situaciones tan complejas como un suicidio en las mismas organizaciones.
A veces, el sólo hecho de pensar, que ocurren situaciones de estas características, me hace reflexionar acerca de nuestros roles como profesionales de salud mental, enfocados en un contexto laboral.

Cuesta, además, abordar un tema que, de acuerdo a las cifras, son experiencias que organizaciones, a lo largo del país, deben estar preparadas para su afrontamiento.
El dolor o ausencia de esperanza, entre otras razones, que tiene una persona para tomar decisiones como éstas, dejan entrever lo frágiles que somos y cómo nos podemos resituar, en el aquí y ahora, para hacer frente a pensamientos y/o rumiaciones que nos dejan desprovistos de esta necesidad de quedarnos.
El dolor nos va transformando en instrumentos de nuestros pensamientos, deseos y miedos. No hay contención. No hay posibilidades de librarse de estos golpes recurrentes y, al final, al parecer, sólo hay una solución.

Los datos

De acuerdo al Servicio Médico Legal y, según datos solicitados vía transparencia, desde el año 2019 hasta el 2022 han habido 136 casos de suicidios en el contexto de Ambiente Laboral. La tasa, promedio anual, es de 34 Casos a nivel país. Estas cifras me dejan perplejo.

Son varios años que llevo escribiendo acerca del tema y ,a veces, considero que me quedo corto con la intensidad de las palabras. De hecho, algunas personas, me han enrostrado que soy pesimista, que mis escritos dan cuenta de realidades distintas. Más bien, que no estoy “arriba” de las modas de Gestión de Personas de la Actualidad. Al mirar y analizar estos datos, me siento, un tanto “naive”, acerca de la forma cómo he tratado de llevar estos dilemas a un contexto más cercano.

Ni siquiera, en estas líneas, me voy a referir a las cifras de suicidio a nivel nacional de nuestro país e ,inclusive,a la alarmante cifras en casos de adolescentes y jóvenes. (Les pido, a quienes han llegado hasta aquí, que por favor, puedan buscar estas cifras).

El contexto laboral

El espacio laboral o ambiente laboral, no es nuestra familia ( para la mayoría de los trabajadores). Es por esta razón, cuando se conecta el suicidio con el espacio laboral, es complejo entender este territorio como la disposición física donde mi vida puede encontrar el final.

Hay una escena imborrable de la Serie Mad Men, donde uno de sus protagonistas se suicida en su oficina. Los compañeros lo bajan, y lo dejan en el sofá, mientras llega el aparataje institucional para los protocolos pertinentes. El espacio quedó desocupado, sin embargo, nadie quiso ocupar la oficina. Momentos después, cuando el protagonista pasaba por un pésimo momento, le destinaron a esta oficina.

¿Es el espacio el que encapsula el dolor?

La culpa de su entorno se hizo evidente. Silencios incómodos, preguntas que no se hicieron, reuniones vacías y conversaciones superfluas. Líderes lejanos, más bien, presentes en la batalla comercial y financiera. Llevar, al máximo, el estrés de su equipo para obtener los resultados deseados a final de año, es siempre la consigna .¿Quién padece las consecuencias?.
El espacio laboral, necesita sus instancias de duelo, de silencios, de volver a conectarse con sus integrantes. A veces, los silencios que quedan, no son más que los complejos ruidos latentes, en los roles ejercidos, por el resto de los compañeros que quedan.

Quienes quedan

El suicidio siempre tiene un impacto social, no es un acto sólo individual.
Los compañeros/as de trabajo, tendrán que seguir trabajando, inclusive, con el cuerpo sin vida de su colega, en la misma organización, porque, hay posibilidades de que, por decisiones gerenciales, se tiene que seguir produciendo a toda costa, hasta que lleguen las autoridades correspondientes a realizar el peritaje de rigor.

Quienes quedan, deben realizar el proceso de duelo. Ese proceso, que tiene formas, colores, ribetes, dimensiones y tiempos para cada quien, debe estar disponible. La sociedad contemporánea, aquella, en la que estamos inmersos, nos movilizará a pasar estos momentos, de la forma más rápida posible, sin darnos la posibilidad de pensarnos, bajo las emociones que van emergiendo. “Era un/a compañera/o” nada más. Pues bien, el tejido social y productivo de cualquier compañía, se sustenta bajo los afectos y emociones del relacionamiento cotidiano. En la medida que colegas, no sienten un respaldo por este tejido, desde sus líderes, lo más probable, que las relaciones colaborativas, esas de apoyo y contención, queden marginadas de prácticas institucionales, generando un impacto negativo en las dinámicas de trabajo.

Abrir espacios de diálogo, de conversación y, sobre todo, de aprendizaje en temas de salud mental, en el contexto laboral, siempre contribuyen a dejar estigmas de lado y posibilitar, que quienes estén pasando por momentos complejos, tengan, al menos, un espacio de contención seguro.

Bibliografía
Informe Técnico, SML (2024) Peritajes de autopsias realizados a fallecidos por lesiones autoinflingidas en el lugar de trabajo/Espacio Laboral, Período 2019-2022. Documento solicitado Vía Transparencia.

¡Co-construyamos RH Management 2030!

Tu aporte mensual nos da independencia y sostenibilidad. El trabajo está en transformación y necesita un periodismo que ponga a las personas primero.

Tu contribución nos permite seguir marcando agenda con reflexiones de valor e interpelando al mainstream.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Estrategias para potenciar tu inteligencia emocional según la ciencia

En un mundo cada vez más interconectado y exigente, la inteligencia emocional se ha convertido en una habilidad esencial...

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados