ROI + VOI: una combinación ganadora en el reconocimiento a los colaboradores Opinión

Captura de pantalla 2017-05-24 a la(s) 00.02.22

Muchas compañías se vuelcan hacia las estrategias de reconocimiento para comprometer a sus colaboradores. Pero, ¿qué hace que un programa sea exitoso? No sólo debemos basarnos en los “datos duros” como el ROI, sino también en un enfoque de “datos blandos” del retorno de la inversión o VOI.

Como en toda iniciativa de negocios exitosa, muchas compañías centralizan sus programas de incentivos y reconocimientos, reuniendo valiosa información y evaluando mejor su eficacia. Así, determinan si los resultados del programa justifican la inversión en él. Para que el panorama se vuelva claro, las empresas líderes utilizan dos indicadores para medir: el enfoque tradicional de “datos duros” del Retorno sobre Inversión (ROI) y el enfoque de “datos blandos” del Retorno sobre Inversión (VOI).

Los programas de reconocimiento apuntan al compromiso de los colaboradores
Varios estudios demuestran que el reconocimiento está ampliamente correlacionado con una mejora en el compromiso del colaborador. A su vez, este vínculo tiene un peso no menor sobre el rendimiento en el trabajo y las conductas relacionadas con él. Las compañías que activamente intentan mejorar el compromiso también logran aumentar el valor de su negocio y superan financieramente a sus competidores.

Captura de pantalla 2017-05-24 a la(s) 00.02.22

“Hoy, la medición precisa del impacto de los programas específicos es más crucial que nunca. Históricamente, las compañías se han enfocado únicamente en determinar si los beneficios de un programa son mayores que sus costos. Pero, si bien este enfoque ha sido por años la vara de medición, su análisis es unidimensional y no capta todos los factores que afectan al rendimiento. En ese sentido, debemos explorar otros beneficios más tangibles que derivan del reconocimiento”, destaca Mia Mends, CEO de Inspirus y de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos EE.UU, empresa experta en servicios de Calidad de Vida.

Medir lo “inconmensurable”

Existe una larga lista de bienes intangibles que contribuyen al desempeño de una organización. Por ejemplo, la creación de conocimiento, la capacidad de colaborar, el incremento de la moral del colaborador, así como el compromiso y el cambio, entre otros.

¿Pero cómo le podemos asignar un valor monetario a una mejora en la comunicación, a relaciones más colaborativas o al hecho de ser reconocidos como un “mejor lugar para trabajar”? ¿Cuáles son los costos asociados a la pérdida de un colaborador altamente talentoso en manos de un competidor? Si bien es un intangible, este Retorno sobre Inversión (VOI) proporciona un valor real al negocio y a su fuerza laboral. El VOI da una imagen global del retorno del negocio, que incluye aspectos monetarios, así como medidas “blandas” de valor.

Los investigadores han encontrado que, cuando son reconocidos, 86% de los colaboradores se sienten más felices y 85% están más satisfechos con sus trabajos. La creación de este tipo de atmósfera de “mejor lugar para trabajar”, realmente logra que los colaboradores se sientan valorados y también puede generar otros resultados más fácilmente mensurables. Por ejemplo, las compañías con colaboradores felices tienen un rendimiento mayor en un 20% al de la competencia.

Estas medidas VOI surgieron cuando Sodexo analizó 4.805 pymes líderes en todo el mundo. El estudio arrojó que nueve de cada 10 líderes notaron una mejora en el ambiente del lugar de trabajo y en la reputación de la compañía cuando el foco se ponía en mejorar la Calidad de Vida de los colaboradores en el trabajo. Si bien estos retornos son cualitativos, 70% de estos líderes también afirmó que, efectivamente, dichos cambios resultaron en un beneficio en su volumen de negocios.

Encontrar el equilibrio óptimo
A la hora de evaluar sus inversiones, las empresas a menudo se concentran en los “datos duros” y en los aspectos financieros, sin embargo, solo la combinación de ROI y VOI puede brindarles un panorama general de todos los beneficios de su programa de reconocimiento. Una vez que establecen y evalúan un conjunto claro de prioridades, las compañías pueden ampliar los programas exitosos, rediseñar los programas de bajo rendimiento y suspender aquellos que resulten ineficaces.

Producción de:
1