Práctica 3: Participación. En el ojo de la transformación Entrevista, Reportaje

reportaje transformación

Los desafíos tecnológicos y generacionales desde la mirada de la relación entre la empresa y sus sindicatos.

Para Raimundo Espinoza, representante de los trabajadores y trabajadoras en el directorio de Codelco, trabajar en esta empresa tiene dos responsabilidades: defender por un lado los derechos de los colaboradores y colaboradoras, y por otro los intereses de la empresa.

Espinoza deja claro que “no ha sido un mundo de Bilz y Pap”. Pero la clave ha estado en los liderazgos tanto de la empresa como del mundo sindical. “Las confianzas no se entregan como un cheque en blanco, se van construyendo, pero también se destruyen con facilidad”, reflexiona.

Él cree que el éxito ha estado en discutir los temas con bastante transparencia y colocarlos en la mesa sabiendo que cada uno tiene un rol: “Los ejecutivos de la empresa tienen un rol En el ojo de la de hacer una empresa eficiente y el movimiento sindical, desde el punto de vista nuestro, tiene el rol de defender los intereses de los trabajadores. En la medida en que ambas partes entendamos que nos necesitamos creo que las cosas son mucho más fáciles para poder construir”, dice el dirigente.

Con respecto a la formación de nuevos líderes, Espinoza reconoce que han experimentado algunos choques generacionales. “Hay trabajadores muy antiguos, yo tengo 43 años en la empresa, y los trabajadores nuevos tienen necesidades distintas a las que teníamos nosotros y no es fácil para el mundo sindical poder compatibilizarlas”, dice, agregando que hoy enfrentan nuevos desafíos técnicos y transformaciones. “Tenemos camiones autónomos y no podemos oponernos a que no tengan operadores sino cómo vamos buscando otro perfil de trabajadores porque la robotización va ocupando espacios de trabajo”, explica. “El mundo sindical tiene que estar abierto a es- tas transformaciones, pero también la empresa tiene que tener la capacidad de dar seguridad en distintos temas: mejor calidad de vida, mejor sistema de calidad de los trabajadores, y una mejor capa- citación dentro de la misma empresa”, sostiene Espinoza.

Frente al futuro, para el dirigente es importante que el movimiento sindical tenga una visión amplia y abierta para no sentir temor ni miedo a los cambios: “Pero la contraparte tiene que darte cierta seguridad, estabilidad de trabajo y que los trabajadores que vayan cumpliendo algunos ciclos se retiren de la empresa con buenas condiciones. Ese el desafío que tenemos”, señala.

INTENSIDAD Y PROFUNDIDAD

Para Eduardo Abarzúa, director del departamento de gestión y negocios de la Universidad Alberto Hurtado y Ph.D en ciencias del trabajo de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, “las empresas del Estado se han caracterizado en las últimas décadas por los importantes niveles de diálogo social que marcan las relaciones entre las organizaciones de trabajadores y las distintas administraciones y Codelco constituye un ejemplo emblemático de aquello.

ABARZUA

Con distintos niveles de intensidad, profundidad y formalización, la interacción entre movimiento sindical y gobierno corporativo en sus distintos niveles ha sido un factor positivo y preponderante en el devenir de la empresa”, sostiene el académico.

Abarzúa sostiene que una “expresión actual de esa interacción sistemática y que supera con creces los rígidos marcos de los procesos de negociación colectiva son las mesas de trabajo que, instaladas tanto en el plano corporativo como en las respectivas divisiones, han implicado un diálogo sobre aspectos estructurales de la compañía, desde los relativos a la productividad hasta las insoslayables políticas de inclusión y género”, señala.

Para él, “la posibilidad de establecer diagnósticos compartidos, de anticipar conflictos, de convenir aspectos mucho más diversos que los legalmente obliga- torios y, sobre todo, imaginar un futuro en común, son factores contributivos a la generación de un clima de respeto recíproco que, sumado a la conciencia sobre el rol que la empresa cumple en la economía nacional, incide en el logro de condiciones de trabajo atractivas y desafiantes para todos quienes integran la compañía”, finaliza.


LEER EDICIÓN ESPECIAL: CODELCO, EL PODER DEL PROPÓSITO