Apuntes sobre nomadismo laboral Evento, Eventos RHM

Encuentro RH Management y Mutual de Seguridad

Denisse Goldfarb, gerente RH de Microsoft Chile, y Eduardo Barros, académico de la Universidad Adolfo Ibáñez, reflexionaron sobre el tema del teletrabajo en la era de la nube.

La tecnología hoy permite que muchas de las labores del mundo del trabajo puedan realizarse sin tener que ir a la oficina, pero ¿funciona esto efectivamente en nuestra cultura, que tiene niveles de confianza tan diferentes a la anglosajona? Bajo esta interrogante, entre otras, se desarrolló el encuentro organizado por Revista RH Management y Mutual de Seguridad en el Hotel Ritz, que contó con las presentaciones de Denisse Goldfarb, gerente RH de Microsoft Chile, y Eduardo Barros, académico de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Barros comenzó identificando las diferentes modalidades de trabajo a distancia. Por un lado están los freelance, que ofrecen sus servicios profesionales a quien sea, dónde sea, desde su notebook, aunque también existen empleados permanentes cuyas organizaciones permiten que realicen su trabajo desde donde deseen: “No hay muchas definiciones todavía, esto es demasiado nuevo como para saber qué funciona mejor”, advierte el académico, explicando que el teletrabajo autónomo es lo más parecido al nómade, “que puede trabajar en el desierto de Atacama si quiere y si encuentra señal”, señala Barros, agregando que esta opción tiene muy pocas personas todavía.

Existe, explica el académico, una versión intermedia, llamada teletrabajo suplementario, “en el que parte de mi jornada es a distancia”. Adicionalmente, también se contempla el teletrabajo móvil, “que son trabajadores que por definición están fuera de la oficina constantemente”.

Entre los beneficios que se identifican están el aumento de la productividad, mejora de la calidad de vida y mayor balance entre trabajo y familia. A esto se le agrega una promoción de la inclusión social, al incorporar personas discapacitadas, y un impacto en el medio ambiente ya que se elimina el tiempo de transporte entre la casa y la oficina.

Estudios que se han realizado sobre la situación del teletrabajo en Estados Unidos dicen que existe entre un 50 y 59 por ciento de empleados con alguna forma de teletrabajo. En formato full o casi full, hay de un 20 a un 29%, pero una de las cifras más decidoras es el crecimiento del trabajo a distancia en los últimos 10 años: se ha duplicado (103%). Y la curva de aumento continúa creciendo.

Denisse Goldfarb, por su parte, explicó que estamos en lo que se denomina la cuarta Revolución Industrial: “Hoy día no necesitamos estar físicamente en un lugar para poder tener acceso a nuestros documentos y a la información. Yo cargo mis archivos en una nube y eso me da una movilidad que no tenía antes, lo que es un fenómeno bastante nuevo”. La ejecutiva destacó un estudio realizado por la Fundación Chile en conjunto con Microsoft sobre cómo las empresas se están abriendo a este paso de la digitalización: “Vimos que hay mucha resistencia a cambiar sus servidores de un lugar físico a datacenters en cualquier parte del mundo, pero eso les va a permitir tener un avance tecnológico en el proceso de negocio completamente distinto. Y eso no es ajeno al mundo del trabajo y de la gestión de personas”, asegura.