La transformación del trabajo Entrevista

GAbilondo

Conversamos con Guillermo Gabilondo, brand leader Experis Latam ManpowerGroup sobre transformación del trabajo y la disrupción tecnológica. Hablamos también de los cambios que llegan para reclutamiento y selección de la mano de Experis. Lea a este experto internacional de ManpowerGroup que estuvo de paso por Chile.

¿Cuáles son los principales énfasis de la transformación en el mundo del trabajo?

– Desde el punto de vista del capital humano, es muy relevante identificar que los modelos de contratación y lo que miran las empresas que contratan el talento ha venido cambiando. Y cambia porque la velocidad de los negocios es también dinámica. Cambió mucho la tecnología, los temas de negocio, los procesos. Hoy lo vemos más claro con tantos temas disruptivos, donde las plataformas tecnológicas permiten replantear la manera en que hacemos negocios. Estamos hablando cada uno en sus agendas y cada uno en su lugar de transformación digital. Esto no es solamente poner una página de internet, donde mucha gente cree que por ahí termina el problema, sino es la transformación de todos los procesos de negocio, que hoy con la tecnología, son posibles de tener.

Necesitan entonces una nueva manera de pensar, una manera diferente de hacer negocio y perfiles de trabajo que hoy quizás no existen. Nosotros en ManpowerGroup tenemos un estudio que dice que alrededor del 80% de los puestos que se van a necesitar en 10 años, todavía los desconocemos. No los hemos nombrado. Podemos ver ejemplos. Hoy, hablamos de los community managers, hablamos de los chief transformation officer, todas estas posiciones que no existían hace 10 años y que hoy son tan demandadas. Por un lado, los puestos se redefinirán, se replantearán, dada está transformación y cada vez más, lo que sabemos es menos relevante, como nuestra capacidad de aprender.

Aquí juega un rol determinante la confluencia entre la infotecnología y la biotecnología, la cual va a permitir conocer al ser humano mucho más. ¿Qué pasa en el mundo del trabajo, con temas como la reclutamiento y selección, los software que vamos a usar, los test que se van necesitar?

– Escucho mucho esa pregunta. Estamos viendo la automatización de procesos, uso de inteligencia artificial como parte del reclutamiento, que vaya a desplazar el trabajo y estas nuevas capacidades que la tecnología hoy brinda, y como bien destacas, el componente crítico que va a hacer la diferencia, es el tema humano. No solamente hacer el match entre la descripción de un puesto y un curriculum, sino toda esa parte consultiva que nosotros trabajamos con nuestros clientes y con nuestros candidatos. Tratar de hacer ese match entre cuales son los motivadores que tiene la persona y cuál es la cultura de la empresa y tratar de acercarlos. Eso tiene un componente netamente humano. Nosotros decimos en Experis que no hay gente mala, ni buena, ni mejor, ni peor. Simplemente que está donde debe estar y hay gente que no está y hay que ayudarlos a que estén donde deben de estar. Nuestra función, es tratar de poder llevar al candidato al lugar donde va a poder explotar todo su potencial. Porque va a estar en el lugar correcto. Esa parte sigue siendo un componente humano muy importante. Carreras que en el pasado, no eran tan apreciadas, hoy en día empiezan a tomar mucha relevancia. Por ejemplo, la filosofía. La filosofía que es un campo de las humanidades, que de pronto pareciera solo para gente que es muy intelectual, muy bohemia. Hoy es muy demandada, porque finalmente enseñan a pensar. Y lo que necesita este mundo es gente que piense.

¿Qué grado de madurez tiene Latinoamérica para enfrentar los cambios? ¿La cultura nos frena?

– Sorprendentemente no estamos tan retrasados. La otra buena noticia es que hoy en día todavía somos empresas de millennials administradas por generaciones X, por baby boomers. Pero eso está muy próximo a terminar, ya que están entrando el período donde son tomadores de decisiones. Todos estos jóvenes, ya no tan jóvenes, que pertenecen a un modelo que reta muchos de los paradigmas que generaciones anteriores, tomábamos como la manera del deber-ser y que por el status-quo, o por costumbre, o por la razón que fuera, no retábamos. Estamos viendo una mayor conciencia en el tema ambiental, en la inclusión, en igualdad de oportunidades. Y el mundo de negocios a nivel global hace y obliga a que te subas más rápido a estos temas. Si bien es verdad que tenemos una vieja escuela muy fuerte en Latinoamérica, de tradiciones, de maneras de ser que tiene que ver, por ejemplo, cuando hablamos de millennials y de tener una cultura que los integre. Pero por otro lado, seguimos con esquemas de trabajo en donde estamos fijándonos en la hora de llegada, en horarios de 9 a 6, pero queremos que estén las 24 horas disponibles y toda la semana. Entonces estamos en esa adaptación de ser lo que queremos ser, y lo que venimos arrastrando de lo que éramos. Estimo que esto va a terminar muy rápido.

En ese sentido, ¿qué rol juega ManpowerGroup en esta transformación?

– Nosotros entendimos este reto hace unos años y también entendimos que teníamos que diversificarnos, teníamos que tener un modelo de negocio que fuera más cercano a lo que el mercado está buscando de nosotros. De lo que nuestros clientes están buscando de nosotros. Hace unos 8 años, ManpowerGroup transformó su modelo de mercado para ir con marcas especializadas. Experis es una de esas marcas. De esta manera colaborativa puedan entregar soluciones más completas, más robustas a nuestros clientes. Aprovechar la especialización de la marca y por otro lado, la colaboración para ofrecer un portafolio completo, que puede ir desde la contratación hasta los proyectos «llave en mano» que tiene que ver con el tema de gestión de talento. Nosotros en Experis nos enfocamos y contribuimos a este objetivo de ManpowerGroup, a través de la búsqueda y colocación de talento profesional en verticales. Además tenemos un equipo especializado, que se dedica a estas verticales y que entregan soluciones que para nuestros clientes se traducen en tiempos de entrega de candidatos más cortos y por otro lado, calidad en los candidatos. Por lo cual son procesos más efectivos en el mismo proceso de selección.

¿Existe algún nivel de IA?

– Tenemos tecnología. Hablar de IA es aún pronto, porque estamos en fases iniciales. Sí es verdad que tenemos tecnología para aprender, para escuchar las RR.SS, para saber qué es lo que están diciendo de nosotros, que es lo que está haciendo el candidato, qué es lo que hace la empresa. Y esto nos ayuda a tener un mayor asertividad cuando queremos entender una cultura y un candidato. Más allá de lo que sea nuestra percepción, lo que estamos escuchando allá afuera. Esto lo podemos hacer de manera mucho más eficiente y más ágil. También hemos desarrollado la manera de poder captar toda la información y crear marcas para nuestros candidatos. Tenemos la marca de candidato, asesorándolo en su manejo, no solo de su currículum, que es el que te entrega, sino de toda su imagen; que tiene que ver con su LinkedIn, con su Facebook y sus diferentes RR.SS. Por supuesto que la tecnología hoy en día transforma el proceso de reclutamiento, porque eres visible todo el tiempo. Eres un personaje público, por más privado que te quieras mantener. Es bien importante que los candidatos, sobre todo los jóvenes que están empezando a entrar en el mundo laboral, el mundo profesional, lo tengan muy claro, y creen una imagen consistente con lo que quieren proyectar.

¿Qué cambios tendría el mercado chileno con este nuevo servicio?

– El mercado chileno es muy atractivo. Hay algunos sectores que desde el punto de vista de especialización, hacen total match con lo que es nuestra propuesta de valor. La minería, las tecnologías de información, en donde a través de proveedores como Experis, que puedan tener una mejor calidad en los candidatos y que los presentan en menor tiempo. Esto nos va a ayudar a que acorten sus tiempos. Nosotros estamos convencidos que en esta era en la que vivimos, la diferencia la hace el talento. Entonces las empresas que se puedan allegar del talento que cada vez es más escaso. Curiosamente pareciera que hay cada vez más desempleados, pero el talento escasea. Los que puedan tener acceso de manera más rápida, más eficiente a este talento, van a tener una ventaja competitiva significativa. Chile se puede volver tanto un captador como un exportador de talento, a través de servicios como el nuestro.