La sustentabilidad corporativa comienza en las personas Opinión

María Sol de Cabo

Por María Sol de Cabo, gerenta de recursos humanos Natura Chile


Mucho se ha escrito sobre la creciente importancia de la sustentabilidad como diferenciador de marca, a la luz de consumidores que cada vez exigen más que las empresas ayuden a resolver también problemas sociales y ambientales. Es así como la sustentabilidad se volverá algún día un elemento casi de sobrevivencia de negocios, ya que las empresas que no la consideren difícilmente tendrán preferencia creciente de parte de los (cada vez más exigentes) consumidores del mañana.

¿Cómo desde Recursos Humanos, logramos generar una cultura de sustentabilidad que nos permita tener equipos que sean capaces de responder a estas demandas de mercado? Como estrategas de la cultura corporativa, tenemos el desafío de incorporarla en ella para, aunque parezca paradójico “volver sostenible la sustentabilidad”.

El primer paso, una vez tomada la decisión por parte de la compañía, es comunicar públicamente el compromiso de la empresa con la sustentabilidad, como parte no tan sólo de su propuesta de marca (en términos comerciales), sino que también en términos de propuesta de valor para el colaborador, lo cual nos lleva al próximo paso, el de la mutua elección. Y es que, al comunicar este compromiso, ya estamos dando señales a futuros candidatos que este es un tema relevante en la organización y, por ende, además de considerar temas técnicos y comportamentales, consideraremos dentro del potencial de encaje cultural de la persona, la incorporación de la sustentabilidad en su trabajo diario.

Es importante en la construcción de una cultura de la sustentabilidad el que esta mirada se incorpore de forma trasversal en cada una de las tareas, roles y proyectos, más que pensarlo como responsabilidad sólo del área encargada. Toda la organización debe considerar que la mirada de sustentabilidad también tiene que ser parte de sus tareas diarias, para permitir el alineamiento a nivel de cultura.

En Recursos Humanos sabemos muy bien que “lo que no se mide, no se gestiona”, y por esto es tan importante también el diseño de indicadores de medición -sobre todo a nivel ejecutivo- que incorporen la importancia de la sustentabilidad en el negocio. La integración de estos indicadores dentro del proceso de evaluación de desempeño le dará consistencia y coherencia al proceso y habla de una empresa con real mirada de Triple Impacto.

La cultura se construye día a día y si bien en Recursos Humanos somos los artífices de ésta, todos los colaboradores son quienes la vuelven realidad. Por este motivo, debemos ser coherentes en términos de diseño de espacios y en las acciones que se realizan (por ejemplo, si se lleva a cabo un evento no usar elementos desechables, sino que reutilizables), así como también, debemos agregar valor a través de la entrega de contenidos en las plataformas de comunicación interna, fomentando que sean los mismos colaboradores quienes compartan contenidos, para crear así una cultura viva que incorpora la sustentabilidad.

Recursos Humanos como gestor del cambio juega un rol de liderazgo en este diseño organizacional, creando consciencia, movilizando a la organización y generando no tan sólo educación, sino que cultura de la sustentabilidad. Una cultura que nos presenta un nuevo desafío para los líderes: desarrollar un liderazgo para la sustentabilidad.

 

Dejar un comentario