La importancia de la educación en negocios: Nuevo decano FEN UAH Opinión

Marcela Mandiola 2019

Por Marcela Mandiola. Ph.D. Profesora Asistente Facultad de Economía y Negocios Universidad Alberto Hurtado.


La Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Alberto Hurtado acaba de nombrar a su nuevo Decano por el período 2019 – 2023, se trata del Profesor Eduardo Abarzúa Ph.D. La relevancia de este nombramiento no solo incumbe a la mencionada Facultad, es también una muy buena noticia para la amplia práctica de la educación en negocios en nuestro país. Más allá de los méritos individuales del Profesor Abarzúa, que son contundentes, lo que quisiera destacar en esta columna es la significancia de un nombramiento de estas características. Eduardo Abarzúa es psicólogo de formación y su especialización de postgrado y dedicación académica son las Relaciones Laborales. La Universidad Alberto Hurtado ha nombrado a la cabeza de su Facultad de Economía y Negocios a un representante del área de la Gestión de Personas, esta es la buena noticia.

Tradicionalmente, y en su mayoría, las Facultades de Economía y Negocios en Chile han estado bajo la conducción de académicos provenientes del área de la economía. No hablamos solamente de la subordinación de la administración respecto de los lineamientos económicos, se trata también de la articulación jerárquica de las disciplinas que componen la administración, donde la gestión de personas ha gozado de una muy disminuida relevancia respecto de sus pares. Quien quiera insistir en que esto no es así, debiera considerar que todavía se habla de ‘recursos humanos’, aun cuando se usen otras nomenclaturas, designando a las personas como meros engranajes de una maquinaria que se aceita de acuerdo a la predominancia de la productividad. Más aún, la teoría y la práctica de la administración, o gestión, están pensadas y diseñadas como instrumentos útiles para el estamento superior de las organizaciones, es decir quienes toman decisiones, quienes organizan, y con muy poca reflexión respecto de lo que significa ‘ser organizado’. Administración entonces, entendida y definida como una ‘técnica’ que busca el mejor arreglo de los recursos para servir a fines establecidos previamente.

Siguiendo esta lógica, una decanatura que se levante desde disciplinas y prácticas distintas nos invita a imaginar nuevas posibilidades para la educación en negocios. Designar una posición que visibiliza la gestión de personas, y en especial las relaciones laborales, implica en primer lugar reconocer que la teoría y la práctica de los negocios es una ciencia social y no meramente una técnica. Esto es ya una gran contribución, en especial para una profesión que fue designada como ingeniería en sus comienzos. Esa denominación original obscureció el aspecto reflexivo y lo social de la teoría y la práctica en gestión, para situarla en los terrenos de la apolítica neutralidad técnica que se supone otorgan el cálculo y los números.

Revelado entonces, el carácter social de la administración, sumamos a esto la ‘aparición’ del campo de las relaciones laborales en la educación en negocios. Esta disciplina, sus preguntas y contribuciones, puede considerarse como una de las grandes ausentes en la formación de los y las ingenieros comerciales en Chile. Esta ausencia subraya la mirada parcial que se da a la pregunta por ¿cómo nos organizamos? silenciando a quienes son organizados cuando se trata de construir una respuesta. Así mismo, impidiendo el surgimiento de otras formas de organización que visibilicen y sostengan otros medios, y por qué no, otros fines.

Finalmente, hablar de gestión de personas, de relaciones laborales y con ello movilizar lo social de la gestión, implica también poner en primer lugar su carácter transdisciplinario. La articulación de lo organizacional es un desafío complejo, en particular en los tiempos que corren. No es posible seguir sosteniendo que nos organizamos sólo, o privilegiadamente, para producir. Organizarnos hoy implica prestar atención a la diversidad en un mundo cambiante que debe ser sustentable. La pregunta por la organización ya no se responde desde una sola disciplina. La Universidad Alberto Hurtado, fiel a su vocación humanista, ha desafiado la hegemonía monodisciplinar de las Facultades de Economía y Negocios poniéndola en manos de una nueva propuesta de dirección. Los mejores deseos para esta nueva ‘empresa’.