Entrevista a Henry G. Jackson, CEO de SHRM: La revolución que viene Entrevista

captura-de-pantalla-2016-12-20-a-las-00-56-35

Estudios señalan que un 47% de los trabajos que existen actualmente cambiarán en la próxima década y se prevé que la edad de jubilación llegará a los 70 años.

Henry Jackson CEO SHRMFuertes cambios es lo que se viene para RH. Eso es lo que nos dejó el último congreso mundial que tuvo a nuestro país como sede y que trajo a diversas delegaciones internacionales. Una de ellas es la Society for Human Resource Management (SHRM). Fundada en 1948, es la mayor organización de membresía de RH en el mundo representando a más de 275.000 afiliados en más de 160 países. Con miras a desarrollar una industria RH a nivel global, ha abierto oficinas en los principales mercados de trabajo del mundo: Estados Unidos, China, India y Emiratos Árabes, desde donde pretenden impulsar relaciones bidireccionales, proporcionar educación y facilitar el avance de los RH.

Su actual presidente y CEO, Henry G. Jackson, estuvo también presente y RH Management conversó con él en exclusiva para que nos contara sus visión acerca de los grandes desafíos que deberán enfrentar los directivos del sector.

En momentos de incertidumbre y de crisis como los que estamos viviendo, tal parece que la mejor solución para las empresas es la de despedir a parte de su personal, ¿es esa la mejor solución?

-Hay momentos dentro de una organización en que lo apropiado es despedir gente, pero si los recortes de personal son la primera opción, creo que los directivos de RH no están ocupándose realmente de su organización al nivel que deberían. Una buena práctica es estar en sintonía con lo que está pasando en la organización. Son ellos los que deberían anticiparse a esto, tal como hacen en los mejores lugares para trabajar dentro de Estados Unidos. Estas compañías saben cuando vienen tiempos difíciles y los desafíos que tendrán que enfrentar y es por eso que toman medidas para ir más despacio e intentan muchas cosas con tal de evitar los despidos. Despedir personal es un proceso muy dañino para una organización y las mejores compañías los hacen mínimamente, porque no es su primera opción. Utilizan muchas alternativas antes de llegar a ello.

En un mundo globalizado, ¿es posible tener una visión global de lo que son los recursos humanos?

-Primero que nada me gustaría decir que las prácticas más eficientes en RH tienen consciencia cultural porque efectivamente hay diferencias culturales alrededor del mundo y en los distintos países. No estoy tan seguro de si las prácticas son distintas, pero lo que sí creo es que éstas se aplican de un modo distinto en los diferentes países. Las buenas prácticas en RH comprenden que hay diferencias culturales, que hay cosas que no se deberían hacer. Puede que haya similitudes en lo que sucede en USA y Chile, pero eso no quiere decir que las prácticas aplicadas por los líderes en RH de estos países sea las mismas. En suma, creo que hay que tener en cuenta esas diferencias en cómo se aplican estas prácticas, aunque en general, creo que están motivadas por cosas muy similares. Un ejemplo de esto es lo que sucede en los países europeos donde se cuida muy bien a los empleados y ellos a su vez están empoderados. Esto puede ser muy bueno, pero creo que debe haber también un equilibrio con los intereses del negocio. Algunos, en cambio, pueden decir que las prácticas en USA están muy orientadas a los resultados del negocio y que tal vez deberían hacer más por cuidar a sus empleados. No sé si eso se puede etiquetar de bueno o malo. Simplemente creo que debe haber un justo equilibrio en las prácticas en RH en los distintos países.

¿Qué nos puede contar ahora de lo que pasa en Estados Unidos con a economía y las organizaciones?

-Desde hace unos cuatro años la economía en USA se está recuperando. La cifra de desempleo era de alrededor del 10 por ciento hace cinco años, en cambio ahora, en septiembre, esa cifra bajó al 6 por ciento porque la economía se ha recuperado de forma extraordinaria.

Pero creo que lo que ahora estaba afectando nuestra economía está también impacta al resto del mundo. La tecnología avanza con vértigo y cambia también el modo de trabajar y no estoy tan seguro de que las organizaciones están ajustándose a eso tan rápido como deberían. Hay un sinnúmero de trabajos que no se están adecuando a la misma velocidad y eso es preocupante. He recibido un informe hace unos dos meses en que se dice que un 47% de los trabajos que existen hoy desaparecerán o cambiarán drásticamente en los próximos 10 ó 15 años, puede que incluso antes. Eso plantea también una enorme responsabilidad para RH de estar seguros.