El gran desafío es gestionar el cambio cultural Entrevista

benavente

Fernando Benavente es gerente de personas en Colmena. Participó en la charla que dictó Mónica Flores, presidenta para latinoamérica de ManpowerGroup, sobre la Cuarta revolución industrial y el mercado del futuro. En ese marco RH Management aprovechó de conversar sobre su mirada a los cambios y desafíos del trabajo.

¿Qué aspectos destacarías de las reflexiones planteadas por Mónica Flores de ManpowerGroup?

– Lo primero que rescato de ella es un recurso que es tremendamente escaso hoy por hoy, el coraje, porque es una mujer valiente, tremenda, ganadora. El hecho de ser la presidenta para Latam en ManpowerGroup, me inspira, ya que el rol que históricamente ha cumplido la mujer siempre le ha costado más. Es decir, si a nosotros nos cuesta algo, un x, a ellas les cuesta doble x porque al final del día se les pone todo cuesta arriba. Me encanta ver a una mujer valiente, decidida, inteligente, en una posición como en la que está ella.

Respecto a qué me queda de todo lo que ella planteó: la idea de empalmar con el siglo que viene y no resistir al siglo que viene. La gente lo que tiende a hacer es a resistirse, atrincherarse. Se mete un poco en su hoyo y se resiste a avanzar, entonces. No quiere hacer un cambio o dice que sí, y después, sale de esta reunión y se mete en su escritorio y sigue haciendo exactamente lo mismo.

Lo que viene ahora que es todo el cambio tecnológico asociado digamos al componente humano. Es lo que viene, entonces, yo creo que el desafío hoy es empalmar, no resistir, es decir, dejar de lado la conducta de atrincherarse y esconderse en un rincón. Hay que hacer leyes y tener las discusiones de alto nivel que hoy se requieren para poder empalmar con ese siglo que viene.

En esa línea, ¿cuál es tu apreciación de acuerdo con los cambios que vienen en el trabajo y que, además, ya estamos viviendo?

– Estos cambios que se dan en el mundo y también en las empresas no son impulsados por ellas, porque las compañías sin el componente humano son nada. Entonces en estricto rigor lo que está ocurriendo ahora en el mundo y en las organizaciones tiene que ver con el cambio de conductas de cada una de las personas que las componen y al final del día el cambio agregado, que es como aunar voluntades de todas esas personas, es lo que nosotros estamos observando hoy en las empresas y en el mundo. No es que exista una mano de alguna forma invisible que esté empujando la economía en una dirección, sino que en definitiva son las voluntades de todas esas personas y las conductas de ellos las que están empujando a las empresas a tratar de entender la forma en cómo hoy la gente quiere relacionarse, quiere consumir, quiere en general hacer su vida.

¿Ya estás viviendo esos cambios? ¿Tu empresa, tus colegas, ya sienten el impacto de la tecnología?

-Nosotros estamos sintiendo el cambio tecnológico y lo hemos incorporado en nuestro trabajo diario, como parte de los principios de la compañía.

¿Crees que nuestras gerencias de RR.HH están preparadas para la disrupción tecnológica?

– Nos estamos preparando para eso desde hace un rato, fueron parte de las directrices que tomamos en términos de flexibilizar nuestra compañía, porque no solamente tenemos que estar atentos a la disrupción tecnológica, sino que también a los cambios que nos va a traer la nueva legislación.

¿Cómo ves las áreas de RH de otras empresas, otros rubros?¿Hay preparación para enfrentar estos cambios?

– Pienso que el fenómeno que se da en Colmena es un fenómeno agregado en el resto de la población, los desafíos que tenemos son los de todos. Evidentemente dependerá de la visión que tenga cada cual para visibilizarlos o no, por eso es posible que más de alguno haga caso omiso de todas las señales y en consecuencia no se prepare para ello. Creo que hoy todos tenemos los mismos desafíos, y tenemos que estar preparados para esos cambios.

Entrando al área chica de RH, según tu experiencia, ¿qué aspectos habría que cambiar, mejorar o potencia en la gestión de persona?

– El gran desafío de las compañías hoy, es gestionar el cambio cultural y como tú lo dijiste bien, no solamente es resguardar la naturaleza de la compañía, de las personas que la componen. En definitiva, es ese capital humano o el capital social que tiene la organización el que hay que resguardar y desde ahí realizar los cambios culturales. Cuando digo realizar cambios culturales no me refiero hacer un borrón y cuenta nueva, lo que digo es que debemos ser lo suficientemente hábiles como para que todo lo que la compañía tiene y la enriquece esté disponible junto con las nuevas transformaciones que se deben hacer. Por ahí evidentemente hay un movimiento tecnológico también, nosotros lo hemos entendido y estamos trabajando en ello.