Educación técnico profesional y empresa: una relación virtuosa Opinión

DUOC

La educación técnico profesional enfrenta hoy grandes desafíos. No sólo por la discusión pública por su financiamiento, sino por las exigencias que se impone a sus alumnos por parte del mundo laboral, que hoy no sólo demanda expertos sino técnico profesionales integrales y que sepan adaptarse a los constantes cambios.

Uno de los principales objetivos de la educación técnica profesional es entregar a los estudiantes conocimientos y competencias avanzadas para desarrollarse de la mejor forma en sus puestos de trabajo. Así, las instituciones no sólo deben transferir conocimientos teóricos, sino también una formación que sume competencias más allá del aprendizaje en la sala de clases.

“Nissan espera que su red de distribución cuente con profesionales principalmente orientados hacia el cliente y altamente capacitados. Esto incluye habilidades blandas –que tienen que ver con la puesta en práctica de aptitudes, rasgos de personalidad, conocimientos y valores adquiridos- y competencias técnicas específicas como la excelencia, el foco en los resultados, visión integral del negocio, disciplina, flexibilidad, proactividad y ejecución operativa”, comenta Renzo Fenzo, gerente de Customer Quality & Dealers Network Development de Nissan Chile, área responsable de la capacitación de sus colaboradores.

El ejecutivo advierte que incorporar a un técnico profesional a la empresa representa ciertos desafíos. “Si bien la formación que entregan las instituciones educacionales es integral, ésta es general, mientras que cada empresa tiene sus propios requerimientos de competencias específicas. Por otra parte, las prácticas profesionales no son lo suficientemente extensas como para permitir a los recién egresados adquirir mayor experiencia y poder demostrar sus potencialidades individuales”.

Por su parte, Abel Araya, subgerente de Formación y Capacitación de Kaufmann, agrega que “en el mercado actual es importante contar con profesiones que tengan conocimientos técnicos actualizados, que posean una actitud proactiva hacia el trabajo, velando por la calidad y excelencia en el servicio tanto hacia los clientes internos como externos, y que tengan una excelente disposición al cambio”, subraya.

“Es clave la actitud que tenga un técnico profesional frente a los desafíos, más allá de los conocimientos técnicos que se asume los tendrán, es la forma de conocer y entender los procesos más allá del problema para poder tener una visión sistemática de cómo operan y se relacionan las áreas para de esta forma buscar una solución local y puntual”, comenta también Joaquín Álvarez, gerente general de Tesa Tape Chile.

De ahí la importancia de potenciar el vínculo entre la educación técnica profesional y el sector productivo. A partir de esa relación se genera en las instituciones cursos y servicios de orientación profesional que facilitan la inserción de los alumnos en el mundo laboral. Su formación es en competencia, habilidades y destrezas en un área específica, cualidades a las que se han sumado nuevas exigencias por parte de las empresas.

La respuesta de la educación técnico profesional

Para responder a los requerimientos de las empresas, las entidades de educación superior han promovido una mayor relación con el sector productivo y el entorno. De esa manera buscan que sus estudiantes logren insertarse exitosamente en el mundo laboral.

Duoc UC – con 130.000 titulados- es pionero entre los centros de formación técnico profesional en impulsar una vinculación significativa con la sociedad y hoy es el único acreditado en Vinculación con el Medio. En 2017 obtuvo 7 años de acreditación, el máximo otorgado por el Comisión Nacional de Acreditación (CNA).

“Tenemos que formar personas para que puedan adaptarse a los cambios, el alumno que sale de Duoc UC es un estudiante completo, capaz de desenvolverse en los distintos ámbitos que el puesto de trabajo le demande”, comenta Gastón Ramos, director de Empleabilidad y Vinculación con el Medio Duoc UC. “Nosotros formamos personas empleables, es decir, que tengan la capacidad de adaptarse al cambio y administrar su vida profesional”.

En su opinión, “la vinculación con el medio nos permite relacionarnos con la industria, empresa, comunidad, y formar personas al servicio de la sociedad. Nuestros alumnos se forman como personas insertas y en contacto con la comunidad, para beneficiarla a partir de su disciplina y además compromete a la industria con el proceso formativo. Hoy día el empleador tiene la responsabilidad de formar al titulado”, asegura Ramos.

El año pasado, Duoc UC – que este año cumple 50 años- realizó 450 actividades de vinculación, 60% en el ámbito de los sectores productivos, 18% orientadas al aprendizaje y el servicio.

Como resultado de esta vinculación, las empresas también sacan cuentas alegres. “Hemos establecido una alianza de aprendizaje con Duoc UC, en la cual logramos beneficiarnos mutuamente. Por un lado, los alumnos tienen acceso a programas de primer nivel y adquieren conocimientos de una marca a nivel mundial y por otro, nosotros en Kaufmann atraemos a jóvenes de DUOC UC que cuentan con una buena formación profesional”, cuenta Abel Araya, subgerente de Formación y Capacitación de Kaufmann.

“Los alumnos de Duoc UC se distinguen por la calidad de su formación técnica, por su disciplina y por satisfacer las exigencias al momento de las evaluaciones, lo cual los constituye en profesionales de gran interés para nuestra red de distribución”, agrega Fenzo de Nissan Chile.

Para los titulados de Duoc UC esta estrecha relación con el mundo empresarial y la industria también ha sido muy positiva, con buenos resultados de inserción laboral. El 80% de los titulados trabajan en el área de su especialidad y año a año aumenta la demanda por prácticas profesionales, por dar algunas cifras.