[Editorial] ¿Ser o no ser? Opinión

Patricio Rifo

La revolución industrial 4.0 viene a cambiarlo todo. El negocio, la estructura de las empresas, la forma de trabajar, los liderazgos, la manera de asociarnos, de relacionarnos. Los trabajadores y trabajadoras de ayer también deberán cambiar o serán desplazados por máquinas como consecuencia de una disrupción tecnológica que no conoce límites. Hoy las compañías buscan su destino. Y en el camino encuentran más preguntas que certezas. En esta deriva, el sentido y el propósito, se transforman en el santo grial del siglo XXI. ¿Ser o no ser? es la cuestión.

Muchas organizaciones invierten tiempo y dinero en construir una cultura que dé propósito a las y los colaboradores. Un propósito que logre compromiso y que seduzca sus talentos. Esas empresas al diseñar y construir un propósito compartido aseguran su sustentabilidad.

En 1971 Salvador Allende nacionaliza el cobre y se funda Codelco como la empresa estatal, 100% pública, más relevante del país y del mundo. Desde esa fecha hasta el presente esta empresa de todos los chilenos y chilenas ha aportado al desarrollo del país más de 110 mil millones de dólares. Sin embargo, lo que nadie calculó fue el rol que jugarían sus trabajadores y trabajadoras (operarios, operarias, supervisores y supervisoras, profesionales, ejecutivos, ejecutivas, sindicatos, alta gerencia) en el fortalecimiento y prestigio de la compañía.

Más allá de los problemas e imperfecciones que toda empresa tiene, Codelco ha sido capaz de construir una cultura organizacional maciza que trasciende lo interno e impacta en el negocio.

El propósito de Codelco, ser la “viga maestra” de la economía, “el sueldo de Chile”, no ha cambiado para sus colaboradores y colaboradoras a pesar de los avances y de la llegada de otras industrias que son señeras a la hora de captar talentos e inteligencia.

A pesar de todo, y sin perdernos a la hora de entender que Merco Talento no es un oráculo, sí un indicador que muestra que lo público, también, sigue siendo un foco de luz para la nación, y a la vez una legítima y gran inspiración.

Codelco por tres años seguidos ha sido reconocida como el mejor lugar para atraer talentos, a una gran distancia de otras empresas privadas tan relevantes como la minera.

Sin duda que su propósito y su sentido sostienen prácticas RH de clase mundial y hace que sus trabajadores y trabajadoras sean la garantía última para su sustentabilidad y éxito.


LEER EDICIÓN ESPECIAL: CODELCO, EL PODER DEL PROPÓSITO