[Editorial] ¿Legislar para un reclutamiento y selección más justo y transparente? Opinión

Patricio Rifo

El trabajo realizado por la Sociedad Chilena de Psicología del Trabajo y Organizaciones, Schipto, ha sido fundamental para normar y subir los estándares del reclutamiento y selección de personas en nuestro país. ¡A buena hora su existencia!

A pesar de sus esfuerzos, el manual de buenas prácticas lanzado el 2016 es poco conocido y difundido. Sin embargo, la mala noticia para RH es su voluntariedad y no obliga a empresas y consultoras a seguir sus orientaciones.

Al respecto, el libro Selección de personas en organizaciones de UAH Ediciones nos pone en alerta y urgencia.

Alerta, porque el trabajo de los investigadores y académicos es lapidario con la industria del reclutamiento y la selección. Para peor, su diagnóstico crítico es del presente y no apunta al pasado, que sería una buena noticia. No cabe duda que hay empresas que hacen lo correcto. La alta dirección pública; algunas privadas y muy pocas consultoras están en estándares de clase mundial. Sin embargo su ejemplo no alcanza.

Es urgente como consecuencia del rol clave que juegan las personas en las empresas del siglo XXI. Un alcance: está intención es sólo válida para quienes lo creen como un mantra y como una filosofía de vida. No se aplica para quienes ven a los seres humanos como una cosa, un medio, un instrumento, un recurso.

Si las compañías no cuentan con las personas correctas en los puestos de trabajo apropiados, todos pierden. Si el reclutamiento se hace sin considerar la diversidad del talento, más allá de la cota 1000, la gran perdedora es la empresa. Y más aún, si se implementan prácticas que vulneran derechos básicos de los candidatos, la reputación de las organizaciones va a la baja, y además, pierde dinero. Si la selección se concibe con criterios arbitrarios y discriminatorios, la empresa es la perjudicada, ya que los mejores quedan fuera por llevar un piercing, ser pobre o por ser mapuche. Si se aplican metodologías no aptas para el mundo laboral y sin validación empírica, pierden todos otra vez.

Por ello, es fundamental que desde el inicio se haga lo correcto, lo justo y lo válidamente empírico, es decir desde reclutar y seleccionar. Entender que reclutamiento y selección es esencial para la estrategia de gestión de personas es el primer paso para alcanzar estándares de clase mundial. Pero no es suficiente. Hay otros pasos también relevantes.

En este contexto, es imperativo que todos los actores de la industria: escuelas de psicología y negocios, el Colegio de Psicólogos, la Schipto, Cerh, entre otros converjan para buscar instancias de diálogo para la construcción de una legislación para regular los procesos reclutamiento y la selección, como lo hacen los países desarrollados, incluyendo Estados Unidos. El piso ya está y la Schipto ha hecho un trabajo monumental con su manual.

Ahora hace falta dejar las diferencias e implementar una regulación que sancione las malas prácticas, el abuso, la corrupción, la discriminación y el maltrato a candidatos. Es necesario, porque sabemos que el libre mercado no funciona en estas materias; es más desde el lanzamiento de las orientaciones Schipto los avances voluntarios han sido exigüos.

Las reglas claras y justas para todos son el mejor motor para el desarrollo de una gestión de personas de clase mundial.

 
Summary
Description
El trabajo realizado por la Sociedad Chilena de Psicología del Trabajo y Organizaciones, Schipto, ha sido fundamental para normar y subir los estándares del reclutamiento y selección de personas en nuestro país. ¡A buena hora su existencia!