¿Cara a cara ó electrónico? Opinión

Captura de pantalla 2017-05-30 a la(s) 09.30.50

Hablar con una persona directamente es significativamente más eficiente que enviarle un mail. Comunicar implica crear valor en el interlocutor. Hay valor si hay aprendizaje. Para que esto ocurra es fundamental el momento, el lenguaje, la actitud. Palabra y silencio, tienen un mensaje.


Captura de pantalla 2017-04-11 a la(s) 07.37.44Miguel Antonio Figueroa, Título Ingeniero Comercial, Universidad Metropolitana, Caracas, Venezuela. Grado Licenciado en Ciencias Empresariales, Universidad Metropolitana, Caracas, Venezuela. MBA La Salle Universidad Ramón Jul, Barcelona, España. Director de Personas Universidad de los Andes.
 
 


Me acaba de llegar un correo electrónico de una fundación pidiendo aportes para su causa. Después de dos segundos se fue al archivo (para verlo más adelante). Me pregunto si los mails son efectivos.

Captura de pantalla 2017-05-30 a la(s) 09.30.50Según estudio de Harvard, a pesar de lo práctico de un mail, hablar con una persona directamente es significativamente más eficiente que enviarle un mail. Necesitas tan solo conversar con seis personas para igualar el efecto de 200 correos electrónicos. A pesar de ello, la mayoría de las personas piensa lo contrario.

Tendemos a subestimar nuestra capacidad de persuasión en una conversación cara a cara y por otro lado a sobrestimar la comunicación escrita.

En un estudio de Mahdi Roghanizad de Western University, se les pidió a 45 participantes que les preguntaran a 450 personas, 10 personas por cada uno, que completaran una pequeña encuesta. La mitad realizó la encuesta por mail y la otra mitad cara a cara. Supongo que adivinan lo que pasó. Las personas estaban más dispuestas a contestar de forma presencial. De hecho, fueron 34 veces más efectivas las encuestas presenciales que las por mail.

A pesar de que los estudios demuestran la efectividad del contacto personal, solemos utilizar en mayor medida el escrito. La reflexión es que no podemos perder la oportunidad de tener contactos personales con nuestros colegas y clientes. Saber aprovechar los almuerzos, cafés, reuniones, y un largo etc., aumentará nuestra efectividad profesional.

Una competencia necesaria en todo profesional es la capacidad de comunicación interpersonal. Esa capacidad de escuchar y transmitir ideas de manera efectiva, empleando el canal adecuado en el momento oportuno, y proporcionando datos concretos para respaldar sus observaciones y conclusiones (CARDONA, 2011).

Comunicar implica crear valor en el interlocutor. Hay valor si hay aprendizaje. Para que esto ocurra es fundamental el momento, el lenguaje, la actitud. Palabra y silencio, tienen un mensaje. Confiar que un mail puede transmitir los mensajes verbales y no verbales es minusvalorar el poder de los mensajes explícitos y también los implícitos que toda conversación tiene. Es poner en riesgo la efectividad y el logro de nuestra gestión.

Lo grandes negocios, las mejores ideas, y el compromiso de por vida, se cierran en una buena conversa y si es acompañada de una buena comida y un buen vino, qué mejor.

Producción RH Management.