Resultados positivos del primer mes de implementación de la Ley 40 Horas

171

Desde que la Ley 40 horas comenzó a regir el 26 de abril de 2024, su implementación ha mostrado resultados positivos. A la fecha, 31 mil empresas han informado al Servicio de Impuestos Internos (SII) su decisión de reducir la jornada laboral a 40 horas semanales durante este año. En 2023, 18.481 empresas ya habían hecho este cambio, beneficiando a 256.246 trabajadores y adelantándose a la obligatoriedad de la norma en 2028. Estos datos provienen de la Operación Renta 2023, en la que por primera vez las empresas informaron sobre su ajuste a la jornada laboral de 40 horas.

Según el reporte de la Dirección del Trabajo, entre el 26 de abril y el 27 de mayo de 2024, se han recibido 510 denuncias a nivel nacional, lo que representa solo el 5,8% del total de empresas. Las regiones Metropolitana (223 denuncias) y Valparaíso (50 denuncias) lideran las cifras, coincidiendo con las zonas con mayor concentración de trabajadores. Por actividad económica, el comercio mayorista y minorista (138 denuncias), los servicios administrativos y de apoyo (85 denuncias) y la industria manufacturera (70 denuncias) son los sectores más denunciados.

Las principales causas de denuncia son el incumplimiento de la reducción de la jornada semanal a 44 horas (268 casos) y el exceso de la jornada semanal permitida (123 casos).

Hasta la fecha, se han realizado 237 fiscalizaciones y se han aplicado 51 sanciones. La Dirección del Trabajo ha establecido un canal de denuncias desde el inicio de la norma para revisar y fiscalizar cada caso reportado.

En concordancia con las áreas económicas más denunciadas, 39 sanciones se han aplicado en el sector comercio y 3 en la industria manufacturera. Las sanciones más comunes se relacionan con la falta de progresividad en la reducción de la jornada y la modificación unilateral de la jornada laboral sin el acuerdo previo de los trabajadores, tal como exige la Ley. El monto total de las multas asciende a $176.303.442.

Los resultados iniciales indican una tendencia general hacia el cumplimiento de la normativa. Se observa un alto grado de cumplimiento en las pequeñas y medianas empresas. Además, los principales sindicatos no han reportado conflictos significativos en relación con la reducción de la jornada a 40 horas.