domingo, noviembre 29, 2020

¿Qué consecuencias tendría para la empresa un cambio jurídico del trabajo en la nueva constitución?

Jose Luis Ugarte, es licenciado en ciencias jurídicas y sociales en la Universidad de Chile y doctor en derecho del trabajo en la Universidad de Salamanca (España)*. En este podcast nos da una completa panorámica para entender el rol del trabajo en otras constituciones del mundo y el efecto que tendría en las empresas en Chile un cambio en el estatus del trabajo en una nueva constitución.

Más leídos

Neopaternalismo y formas encubiertas de dominación en la gestión 2.0

Por Karina Narbona, antropóloga Fundación SOL (Publicada en RHM 64, diciembre 2012) Desde hace...

Marcial Losada, un influencer de verdad

Por Patricio Millar Melossi, consultor de gestión de personas en Millar & Asociados Marcial...

Los cambios que requiere la gestión de personas

https://youtu.be/X5kJuUCGNHE Para postular y conocer más sobre el...

Jose Luis Ugarte, es licenciado en ciencias jurídicas y sociales en la Universidad de Chile y doctor en derecho del trabajo en la Universidad de Salamanca (España)*. En este podcast nos da una completa panorámica para entender el rol del trabajo en otras constituciones del mundo y el efecto que tendría en las empresas en Chile un cambio en el estatus del trabajo en una nueva constitución.

Se nos viene una discusión fundamental para el futuro de Chile. Por primera en la historia, eso sí la clase política mantiene sus acuerdos, respeta las mayorías y se avala en las urnas lo que dicen las encuestas, los chilenos nos daremos una constitución vía ciudadanos constituyentes elegidos entre todos para diseñar una nueva constitución.

Esa deliberación ciudadana y democrática puede transformar un sinnúmero de materias para hacer de nuestro país la copia feliz del edén para todos. Y una de ellas puede redefinir el marco jurídico de las relaciones laborales y el estatus del trabajo en las organizaciones.

Ugarte señala que el trabajo está destacado en dos fórmulas constitucionales tradicionales. Una que entiende al trabajo como un hecho socialmente relevante o el trabajo como base de la sociedad. “Esa es una posibilidad, declarar al trabajo, en este sentido, como un hecho fundamental del acuerdo constitucional, del arreglo social. La otra opción es que el trabajo y su reconocimiento se haga por la vía de reconocimiento al estado social del derecho”. Esta idea sostiene que es muy propia del capitalismo europeo surgido después de la Segunda Guerra Mundial. Acá, afirma, “hay un combinación virtuosa entre capitalismo y sociedad, lo que genera un Estado que no es solo de derecho, es un Estado social, y por lo tanto, dentro de ese estado social, el protagonista principal es la clase trabajadora”. Por lo tanto, sostiene, “al consagrar el Estado social, se reconoce y se pone en relieve el funcionamiento no solo de la economía, sino que el funcionamiento de la sociedad en conjunto”.

De esta manera el doctor Ugarte enfatiza que al “reconocer el trabajo como un hecho socialmente relevante, que opera como base de acuerdo social, tu necesariamente te ves llevado a reconocer, por una parte, ciertos mínimos sobre las formas decentes de trabajo, o sea cierto mínimos sociales y eso se vincula mucho con el derecho laboral”.

Por ejemplo, afirma, “cuando uno va a perder una fuente de ingresos, como lo es el trabajo, la desvinculación se hace bajo ciertos márgenes que excluyan la arbitrariedad. Ese tipo de garantía derivan de ese reconocimiento político y simbólico del trabajo”. Y recalca que acá “no solo se reconoce al trabajador como un hecho individual. Aquí, lo más relevante es que se reconoce al trabajo como un hecho social, que vincula al colectivo a los trabajadores. De este modo, viene un segunda dimensión o consecuencia de la declaración de las que hablaba anteriormente. Se reconoce a los trabajadores derechos que los vinculan como colectivo. Ahí aparecen en buena parte de estas constituciones un reconocimiento robusto al derecho a la sindicalización, a la negociación colectiva y el derecho a huelga. Eso que nosotros llamamos la santísima trinidad en el Estado social de derecho. La idea es que los trabajadores no solo son valiosos como un hecho individual, como probablemente lo concebimos en nuestra cultura, sino como un hecho colectivo, un hecho que vincula a otros trabajadores y que se transforma en el legítimo representante de esos intereses desde el punto de vista social y político”.

El sueldo mínimo

Según José Luis Ugarte la determinación de los sueldos mínimos son temas de todo el derecho laboral comparado. “El sueldo mínimo no es solo un hecho individual, que deba ser resuelto por una ley general para todo. Lo relevante en muchos de estos sistemas es que como hemos reconocido el trabajo no solo como un fenómeno individual, sino como un fenómeno colectivo, la participación de los trabajadores organizados en la fijación de esos mínimos es considerado una dimensión clave en la organización constitucional, de manera que, tú le reconoces a los trabajadores el derecho a participar sobre los mínimos por los que se van a ver afectados, puesto que su participación no es de manera excluyente. Participan colectivamente organizados como también lo hacen los empresarios con sus gremios. Lo relevante no es que exista o no mínimos, si no que ese mínimo, a diferencia de cómo estamos acostumbrados, que es un hecho autoritario legal, fijado desde el Estado, es un hecho que surge de la propia negociación del mundo colectivo sindical organizado”.


Escucha en el podcast cómo una constitución puede resguardar la disrupción tecnológica, la flexibilidad laboral y conocer la “hostilidad” de la constitución del 80 al fenómeno del trabajo. Asimismo, podrás oír ideas para ecualizar la nueva constitución con las demandas sociales relacionadas al trabajo.


(*) Jose Luis también es profesor e investigador en derecho laboral en la universidades Diego Portales y Alberto Hurtado

¡Te necesitamos ahora!

En RH Management defendemos un periodismo independiente, crítico, innovador y de calidad. Nuestra trabajo no solo es informar, sino también ayudar a rehumanizar el management y apoyar las ideas y prácticas que puedan mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Para lograrlo necesitamos el apoyo de personas como tú.

Últimas noticias

Marcial Losada, un influencer de verdad

Por Patricio Millar Melossi, consultor de gestión de personas en Millar & Asociados Marcial Losada es de eso­­­s psicólogos...

Neopaternalismo y formas encubiertas de dominación en la gestión 2.0

Por Karina Narbona, antropóloga Fundación SOL (Publicada en RHM 64, diciembre 2012) Desde hace un tiempo los paradigmas de...
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Artículos relacionados

- Advertisement -