¿Por qué fracasan tus relaciones? Descubre la importancia de la reciprocidad

Descubre cómo la falta de reciprocidad puede causar el fracaso de tus relaciones, ya sea en el ámbito laboral, de pareja, familiar o de amistad. Aprende las tres formas de ver la reciprocidad y cómo incorporar este valor en todas tus relaciones para tener una vida más positiva y saludable.

Más leídos

Por: Nancy Martínez Navarro, directora general Live13.5 (México)

Acepto… una palabra que implica mucha responsabilidad, pero sobre todo reciprocidad. Hace 15 años le dije “sí” a una organización, yo la verdad es que al principio no quería, pero me insistieron, me coquetearon, me enamoraron, hasta que por fin acepté, iniciamos una relación de amor que terminó en desgracia, sí, me pidieron el divorcio, o en el argot laboral, me despidieron.

El dolor fue tan fuerte que me prometí no volver a contratarme con ninguna organización, la razón fue que estaba obsesionada con mi crecimiento, yo era de las que entraba a las 7:00 de la mañana sin hora de salida, no me importaba, las cosas me comenzaron a funcionar, mi equipo estaba comprometido, mis clientes estaban contentos, sentía que tenía la vida laboral de mis sueños, hasta que llegó a mí la persona equivocada: mi tóxica, pero no me refiero a una pareja, me refiero a mi ex jefa, que sin un gramo de compasión, sin razón y sin reciprocidad, decidió terminar nuestra relación laboral.

¿Cuántas veces has escuchado a organizaciones que desvinculan a sus colaboradores porque bajaron su desempeño, porque mostraron mala actitud o simplemente por una decisión de negocio? o ¿a cuántos colaboradores insatisfechos conoces que bajaron su rendimiento, que hacen que trabajan, que se sienten desmotivados o que simplemente renuncian por no sentirse valorados? Ambos casos son consecuencia de una falta de reciprocidad creando un cáncer maligno que avanza poco a poco poniendo a las personas y a las organizaciones en situaciones no deseadas en el mejor de los casos. 


Te puede interesar:

  1. Por una empresa más feliz
  2. ¡Celebremos el día mundial de la felicidad!

De acuerdo a la Real Academia Española, la reciprocidad es la correspondencia mutua de una persona o una cosa con otra, “si tú me das, yo te doy” es decir, que para que una relación funcione, sea positiva y saludable, debemos incorporar el valor de la reciprocidad. 

Existen 3 formas de ver la reciprocidad: 

  1. Desde el altruismo, cuando das sin esperar nada a cambio 
  2. Cuando tú das pero esperas algo a cambio, aunque esto no sea inmediato ni proporcionado 
  3. La reciprocidad injusta o falta de reciprocidad, cuando una de las partes toma ventaja de otra y genera frustración y resentimiento sin ofrecer nada a cambio.

Recuerdo el caso de un chico que trabajaba para una organización que realmente cuida a sus colaboradores, este chico era responsable de la compra de pantallas, computadoras, ipads, celulares, todo lo necesario para el funcionamiento de la organización, encontró la forma de engañar y de robar, pero no solo eso, fue capaz de construir una mafia interna que le ayudaría al logro de su objetivo; cuando la empresa se dio cuenta terminó despidiendo a todos. 

También conozco organizaciones tóxicas que exigen a sus colaboradores sin reconocer sus méritos, su buena voluntad, su esfuerzo o inclusive los gastos en los que incurren los colaboradores para hacer que sus objetivos se logren, provocando que estos se enojen, queden frustrados dentro de la organización y muchas veces, se quedan generando estragos tan fuertes hasta en la organización más exitosa. 

Pero, ¿qué tal en tu relación de pareja, en donde no te valoran, no te quieren, no te dedican tiempo, tal vez te tratan mal y con indiferencia? o con tus hijos… cuando solamente te enfocas en lo que hacen mal, los regañas, los castigas, ¿en dónde está la reciprocidad? Pues la reciprocidad está en todos los ámbitos de tu vida, en tu familia, con tu pareja, con tus amigos, con tus compañeros de trabajo, con un cliente, en el negocio; ¿pero qué tal contigo mismo? 

¿Alguna vez alguien ha hecho por ti algo y sientes esa necesidad de regresarle el favor? La reciprocidad es poderosa en todas las relaciones que tenemos en nuestra vida, inclusive las personas positivas y con un interés genuino por cuidar y ayudar a otras progresan mejor en la vida y les va mucho mejor.

Recuerdo el caso de Marta, ella trabaja para una de las financieras más importantes en México, perdió a su bebé al final del embarazo, estaba destrozada, le dijo a su jefe que no iba a regresar a trabajar, que no iba a poder darle los resultados que ellos esperaban; el líder le dijo que no renunciara, que procese su duelo, que viviera este momento tan difícil que ya tenía y que él y el equipo se iban a encargar de dividirse su trabajo y ayudarle a que ella pudiera regresar al trabajo; en poco más de 3 meses ella no quería regresar, pero su familia de sangre y su familia laboral le ayudaron a hacerlo, ahora es una de las chicas más comprometidas de esa organización, tiene resultados extraordinarios, ¿pero saben qué es lo más lindo? que ya sonríe, inclusive hace bromas. 

También está el caso de “espectro”, así le gusta que le digan, es un chico que trabaja para una consultoría de desarrollo de software. él técnicamente es un genio, los clientes lo aman, pero tiene un defecto, tenía un problema de inteligencia emocional, agredía a su equipo, les gritaba, provocando altos niveles de rotación, un mal clima laboral y que los resultados no fueran los esperados por la organización, la empresa no lo podía desvincular por un tema de negocio, pero tampoco le había ofrecido a “espectro” ayuda necesaria para que él fuera un mejor líder y una mejor persona; en el momento en que “espectro” empezó a recibir la ayuda de una organización que realmente se preocupó por él, comenzó a cambiar y en menos de 6 meses logramos tener un equipo más comprometido, mejor clima laboral y logramos reducir completamente la rotación. 

Hablar de reciprocidad en las organizaciones es muy profundo, tanto, que después de la pandemia llegó la gran renuncia, un fenómeno acuñado a Anthony Klotz, este fenómeno surgió en Estados Unidos y se expandió a lo largo de más países; las personas ya comienzan a renunciar cada vez más a sus trabajos en búsqueda de unos mejores porque han aprendido a reflexionar sobre lo que es más importante en sus vidas; también han aprendido a valorar qué es aquello que les importa, pero sobre todo al liderar sus vidas para tomar decisiones más conscientes sobre sus prioridades vitales. 

Según un estudio de Microsoft dice que el 40% de la fuerza laboral global está pensando considerablemente en cambiar de trabajo, pero Gallup asegura que el 48% de las personas ya están buscando activamente un trabajo y ¿saben cuáles son las causas? las largas jornadas de trabajo, los tiempos de traslado a oficina, el no sentir equilibrio entre su vida personal y su vida laboral, el no sentirse valorados, el no sentirse reconocidos, los malos jefes, el no tener desarrollo y progreso dentro de la organización, y la lista puede seguir.

Según la Organización Internacional del Trabajo uno de cada cuatro colaboradores se siente valorado dentro de la organización y los que se sienten valorados son aquellos que tienen una posición de mayor responsabilidad. 

Hablar de responsabilidad y de reciprocidad en las organizaciones es muy importante, pero si los colaboradores se empiezan a dar cuenta que su organización no es recíproca, se enojan y se frustran y entonces terminan afectando la productividad y los resultados de la organización; pero también conozco colaboradores poco recíprocos, que no valoran lo que la organización les da, que bajan a propósito su esfuerzo laboral y pasan menos tiempo en la organización de forma intencionada, ¿se dan cuenta el impacto que tiene la falta de reciprocidad en las organizaciones y en cualquier tipo de relación? 

Es por eso que yo siempre he creído en el equilibrio imperfecto, pero al final equilibrio, cuando en cualquier tipo de relación das más de lo que recibes llega el momento en que te cansas; y cuando recibes más de lo que das llega el momento en que tal vez no valoras, es por eso que me he dado cuenta que cada deber exige una responsabilidad, por eso no exijas si no está dispuesto a dar; y cada vez que estés a punto de iniciar cualquier compromiso o cualquier relación recuerda el poder de la reciprocidad ¿aceptas?

¡Co-construyamos RH Management 2030!

Tu aporte mensual nos da independencia y sostenibilidad. El trabajo está en transformación y necesita un periodismo que ponga a las personas primero.

Tu contribución nos permite seguir marcando agenda con reflexiones de valor e interpelando al mainstream.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

El riesgo de inflar currículos: impacto en la contratación

En un reciente artículo para Forbes, Charlotte Hampton explora cómo la tendencia de inflar currículos con palabras clave está...

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados