Política y CEO’s

Más leídos

Seguridad psicológica: Una necesidad urgente de rehumanizar las organizaciones

Por Paola Canessa Derout, psicóloga, agile coach y consultora organizacional. La seguridad psicológica, según Amy Edmondson, es la “creencia...

¿Salir de las cavernas? Normas laborales para la nueva constitución avanzan en mínimos civilizatorios

Normas laborales aprobadas por amplia mayoría en el pleno de la Convención Constitucional, sólo ponen a Chile a la...

Divorcio cultural: las brechas culturales entre startup y corporación

Por Ramiro Blazquez, director del diplomado de innovación en gestión de personas y people analytics , Unab, CCO VDH...

Por Patricio Rifo, director ejecutivo de RH Management.

¿Qué debería observar un CEO hoy del Chile actual? Si por sentido común emergen escenarios nuevos, quizá esa sea una posición para orientar los sentidos. Pero eso requiere no sólo apertura, sino también nuevas herramientas. Política, sociología, filosofía, antropología son algunas disciplinas que pueden ayudar. El management puro y duro no alcanza. La caja de herramientas del nuevo CEO está en construcción. Flexibilidad, apertura y un poco de eclecticismo van bien. En ámbito más organizacional empatía, solidaridad y una capacidad de escucha del porte de la Cordillera de Los Andes. La empresa dejó no sólo la teoría de ser una burbuja. Vivimos tiempos en que esa tenue división, que sin embargo mantenía el negocio seguro, está siendo amenazada. 

La teoría señala que la empresa atraviesa cierta incomodidad. Los tiempos en que bastaba sólo con preocuparse del negocio quedaron atrás. Hoy se trata de comprender con profundidad las demandas del ambiente, no sólo la de sus clientes que hoy siguen comprando, pero que nada asegura que lo sigan haciendo mañana. La marca de las empresas nunca antes tuvo más variables para medir su reputación. Ahora no basta con sacar al mercado productos competitivos sino que también interesa el backstage, el cómo se produce. Y la reputación nunca tuvo más ámbitos de influencia. No sólo afecta a consumidores más críticos y organizados, sino también afecta temas de retención de talento, ya que las generaciones jóvenes no les da lo mismo que la empresa donde trabajen tenga malas prácticas con el medio ambiente, con sus trabajadores o afecte dinámicas comunitarias donde instala sus negocios. 

Desarrollar la empatía como método sistemático de exploración. Escuchar sobre todo a los más críticos. Conectarse con el malestar, con la rabia. Tratar de colocarse en el lugar de los que no están de acuerdo con uno. Es sólo un ejercicio, no es claudicar respecto a lo que creo. Pero es un ejercicio consciente, que requiere honestidad intelectual y emocional. No sacamos nada con “acercarnos” por conveniencia, es un movimiento con disposición a ser influido, ser transformado. Ser transformado habla de una capacidad de evolución. Hay tanta incertidumbre, que lo único que no queda es la inacción. Seguir actuando igual es reactivo y eso es parte del ADN del negocio. Por lo tanto no es entendible la reacción contraria a reformas, que aunque cambien las reglas del juego, no son más que un nuevo escenario que puede asegurar algo nuevo que no se compra ni transa en el mercado: la paz social. 

Entender el entorno político y social. Comprender que no tiene sentido “desechar” la política por los políticos o porque no es un tema de interés. La política influye en los negocios y mientras mejor se comprenda eso, no oportunísimamente, mejor podremos desarrollar estrategias para enfrentar coyunturas de conflictividad social y a la vez, mejorar nuestro negocio. Hay que comprender que lo que es bueno para mi negocio, incluso para el desarrollo económico del país, quizá no lo sea para una comunidad afectada o la ciudadanía. Aceptarlo implica moverse hacia un consenso que involucra al otro, es salirse de una posición estática que nunca antes estuvo dispuesta a transar una cosa que no requería cambios. 

Informarse pero no a través de los medios con que me identifico, sino de todas las opciones posibles. Complejizar mis modelos de interpretación de la realidad y sobre todo, tratar de comprender aquellos que me son más lejanos y que paradójicamente, aparecen tácita o directamente mencionados cada vez que se habla de la necesidad de cambiar las cosas actuales. Estamos en un momento en que los CEO’s de las compañías tienen una posición distinta. Están más dentro de la sociedad que nunca y no habitan sólo esa burbuja que el negocio genera para desplegar su dinámica productiva y de consumo. Hoy más que nunca el CEO debe poner la oreja y escuchar el sonido telúrico de una sociedad que tiene cosas viejas y nuevas que decir.  

Esta editorial fue publicada en RHM 80, agosto de 2014. Su vigencia hoy es total, por eso la hemos escogido y republicado. 

¡La sustentabilidad de RH Management requiere tu apoyo!

En RH Management defendemos un periodismo independiente, crítico, innovador y de calidad. Nuestra trabajo no solo es informar, sino también ayudar a rehumanizar el management y apoyar las ideas y prácticas que puedan mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Para lograrlo necesitamos el apoyo de personas como tú.

Donación mensual

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Estudio Gallup 2022: trabajo, oportunidades y desafíos, opinan los expertos Vol. 1

Gallup publica su Estado del lugar de trabajo global: 2022 . Analizamos el estudio con las y los expertos,...

Últimas noticias

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Artículos relacionados

- Advertisement -