“Piel grupal”

Más leídos

La confianza, del ser al hacer

Un líder no puede predicar sobre la confianza, y a la vez, vivir en la desconfianza. ¿Qué ocurre cuando...

Igualdad de género: la gran damnificada de la pandemia

En el webinar “Igualdad de género y conciliación” se abordaron los principales desafíos asociados a la superación de las...

¿Cómo hacemos evaluación de desempeño en pandemia?

Los trabajadores y trabajadoras de las compañías merecen tener una retroalimentación respecto a la labor que realizan. Durante el año...

Por Matías Sanfuentes, PhD y profesor asistente FEN U. de Chile.


Hoy existe una amplia oferta de coaching y consultoría que plantea la importancia de contribuir al mejoramiento de las habilidades de liderazgo a través de ayudar a la persona a reconectarse con su interior, sus emociones, y con dimensiones de su corporalidad muchas veces postergadas. La efectividad y el valor que tiene abordar estos aspectos son muy reducidos cuando no se logra vincularlos con el contexto intersubjetivo en el que el trabajo se desarrolla. El peligro que reviste reducir el problema a una dimensión individual desconoce que la función del liderazgo está centralmente determinada por el grupo y el sistema organizacional en el que la persona se desempeña. Cuando el líder se hace figura, y la complejidad sistémica del fenómeno del liderazgo ocupa un rezagado segundo plano, se pierde de vista la centralidad de la dimensión intersubjetiva, en la que el cuerpo individual queda atrapado en los vaivenes del mundo del trabajo. Una larga lista de síntomas somáticos como cefaleas, contracturas, colon irritable, aumento de presión arterial, etc. son repercusiones del entrampamiento del sujeto que se manifiestan a través de la corporalidad.

No obstante, trabajar de forma efectiva con el fenómeno del liderazgo exige asumir la complejidad de la dialéctica líder-seguidor(es) enmarcado por el campo grupal. La importancia del cuerpo individual se diluye frente al valor que adopta la dimensión colectiva y el esprit de corps. En este contexto, la capacidad y sintonía que posee el líder para visualizar y contener la complejidad del ‘cuerpo de la organización’ son centrales para el ejercicio efectivo de la función del liderazgo. La noción de ‘piel grupal’ (Anzieu, 1999) ilustra los límites elusivos y fragmentados del espacio emocional colectivo que el líder requiere abarcar y contener, para así poder actuar con mayores niveles de efectividad en su tarea. En este contexto, la reconexión con el cuerpo individual es sólo el primer paso en la exploración de la metáfora corporal.

¡La sustentabilidad de RH Management requiere tu apoyo!

En RH Management defendemos un periodismo independiente, crítico, innovador y de calidad. Nuestra trabajo no solo es informar, sino también ayudar a rehumanizar el management y apoyar las ideas y prácticas que puedan mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Para lograrlo necesitamos el apoyo de personas como tú.

Donación mensual

Soy cuerpo, luego el resto…

La destacada bióloga nacional lleva años construyendo el Modelo de Integración Cognitivo Corporal; comparte sus fundamentos y hallazgos en...

Últimas noticias

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Artículos relacionados

- Advertisement -