“No hay pregunta inocente”

Algunos enfoques de coaching se mueven principalmente desde la indagación, desde el hacer preguntas. Hay que tomar en consideración que toda pregunta tiene una intención de fondo: a algo se quiere llegar con la pregunta.

Más leídos

Luces y sombras de la disrupción tecnológica en recursos humanos

Lograr el equilibrio será fundamental para navegar sobre las aguas de la tecnología Andrés Ossandón, sicólogo y master en consultoría...

El éxito es el balance entre lo personal y lo profesional

Qué es el éxito y cómo alcanzarlo es de las preguntas habituales que se hacen los profesionales a lo...

Irene Schlechter, movida por la pasión, el liderazgo y el emprendimiento

Una carrera dinámica que se divide en tres actos, sus inicios en la psicología organizacional, la aventura en el...

Por Felipe Landaeta Farizo, profesor UAI Mg. Psicología de las Organizaciones, UAI, Chile. PhD © “Integral & Transpersonal Psychology”, CIIS, USA.


Hace un tiempo estaba en una reunión social. Como en muchas de estas reuniones uno pasa por diferentes temáticas, desde reírnos de alguna anécdota, hablar de la contingencia nacional deportiva, política o económica y también contar algo personal. En general uno tiende a buscar temas en común cuando estás conociendo a alguien con quien tienes un “buen feeling”.

Y bueno, allí me encontraba y estábamos hablando sobre algunas experiencias concernientes al mundo de la pareja. Varios habían pasado por ahí y yo también decidí contar algo. En eso estaba, y uno de los participantes comenzó a preguntar de forma insistente sobre algunos temas. Comencé a ponerme un poco incómodo, por la insistencia y sobretodo por la sensación de que esta persona estaba queriendo que yo abriera más temas de los que quería compartir. Sentí que estaba entrometiéndose en temas muy personales que van más allá de una conversación social.

Se me ocurrió preguntarle “¿eres coach?”. Y rápidamente me respondió con un aire de orgullo “Si, soy coach, me certifiqué hace 1 año…hago talleres, clases…” y siguió con algo de su CV. Terminó de hablar y le dije “sabes, lo que pretendías hacer conmigo lo he visto en muchos coaches recién certificados”. Me respondió ya con un aire un poco molesto: “¿a qué te refieres?”. Le respondí a modo de cierre de la conversación: “no vine aquí a que me hagas coaching”.

Hace poco conocí a una persona que estaba en un programa de coaching y se retiró pues sintió que le cuestionaron sus creencias religiosas. Para esta persona su religiosidad es algo sagrado, pilar de su existencia y de su familia, y consideró una falta de respeto y de ética este tipo de cuestionamiento.

En realidad aquí hay algo de fondo. Algunos enfoques de coaching se mueven principalmente desde la indagación, desde el hacer preguntas. Hay que tomar en consideración que toda pregunta tiene una intención de fondo: a algo se quiere llegar con la pregunta. En otras palabras: a través de la indagación se pretende persuadir al otro, y para persuadir se debe hacer en alguna dirección. Esto significa que detrás de una inocente pregunta puede (y suelen) haber una serie de supuestos respecto a la persona y a la situación que tenemos al frente.

Esto invita a una reflexión de fondo respecto a la posición relacional del coach. Puede que en nuestras prácticas de coaching estemos partiendo de la premisa de “yo como coach estoy bien” y “tu como coachee estás mal”. Desde este tipo de relación, aunque “sólo” sean preguntas, éstas van a tender a dirigir a la persona hacia donde nosotros creemos que debe ir. De fondo, a través de la meta-comunicación, podemos estar creando una relación de sometimiento, donde el otro aparece como alguien defectuoso, e incluso infantil a quien estamos dirigiendo. Por el contrario el coach puede aparecer como alguien resuelto. Esto invita a mirar la propia motivación y actitud, y sobretodo a desarrollarnos en el arte de hacer preguntas.

Producción RH Management

¡La sustentabilidad de RH Management requiere tu apoyo!

En RH Management defendemos un periodismo independiente, crítico, innovador y de calidad. Nuestra trabajo no solo es informar, sino también ayudar a rehumanizar el management y apoyar las ideas y prácticas que puedan mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Para lograrlo necesitamos el apoyo de personas como tú.

Donación mensual

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Modelo de gestión de felicidad aplicada en las empresas: Los movilizadores IV

Por Rodrigo Rojas Foncillas, director general de personas, Universidad San Sebastián. Para implementar la felicidad en las empresas, debemos tener...

Últimas noticias

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Artículos relacionados

- Advertisement -