Multifuncionalidad

Más leídos

Texto escrito por el académico de la Universidad Alberto Hurtado y cuenta cuentos de RH Management, Osvaldo Badenier. 

Karina entró muy joven a trabajar al supermercado. Después de mucho postular fue contratada como cajera. Recibió los respectivos cursos de manejo de caja, algo de contabilidad, atención de clientes y la respectiva inducción  de la empresa.

Fueron largos años desempeñándose en ese oficio, pidiendo aumentos de renta – que la mayoría de las veces le denegaron – y la posibilidad de completar sus estudios.  

Al final de la semana, después de ver tanta cosa, agradecía “por lo menos tener un empleo estable”. Si bien, no se veían muchas posibilidades de progresar en la empresa, estaba en paz al recibir un sueldo y con ello poder aportar a la casa. 

Toda esa lamentable tranquilidad se rompió cuando en el sindicato escuchó que, producto de la irrupción tecnológica – o algo así – se implementarían cajas automáticas donde los clientes iban a poder pasar cada uno con sus productos. Marcarlos, sin ningún empleado. Pagar con tarjeta lo que llevaba de la tienda.

Decían en la empresa que era lo último en productividad y eficiencia. Se daba un salto tremendo a la modernidad. 

¿Qué pasaría con Karina y sus compañeras? Producto de esta medida, a la larga perderían sus empleos – pensaban todas. “Tranquilidad”, dijo la Gerenta de personas, esto no sería así. La modernidad en el sistema de caja venía acompañada de , según ella, muy buenas noticias: ahora no solo serían cajeras, sino además reponedoras, bodegueras, atenderían reclamos y estarían en la oficina de información al clientes. En resumen, las harían todas.

¡Bienvenidas!, dijo la gerenta, a la etapa de la multifuncionalidad o polifuncionalidad… Como le quieran llamar, pero bienvenidas. “¿Habían escuchado algo de esto?”, preguntó una y otra vez. ¿Saben lo que es multifuncionalidad?,  ¿saben el tremendo futuro que se viene por delante?

En la noche: acostarse muy tarde después de cocinar algo para el colegio de su hijo y para el trabajo. Luego, levantarse muy temprano en la mañana, hacer el desayuno, llevar al chico a la escuela, correr para no llegar atrasada a la pega, salir casi de noche del trabajo a comprar cartulina que el niño debe llevar al colegio, llegar corriendo a hacer las tareas con su hijo, hacerlo dormir, sacar la ropa de la lavadora para dejarla tendida… Y vuelta a acostarse muy tarde después de cocinar.

¿Eso es multifuncionalidad?,  se pregunta Karina.

 

¡Co-construyamos RH Management 2030!

Tu aporte mensual nos da independencia y sostenibilidad. El trabajo está en transformación y necesita un periodismo que ponga a las personas primero.

Tu contribución nos permite seguir marcando agenda con reflexiones de valor e interpelando al mainstream.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Alerta para reclutamiento y selección: ¡Hay multas para quienes discriminan por edad y sanción reputacional para las empresas!

La Dirección del Trabajo (DT) de Chile ha reafirmado su compromiso con la promoción de prácticas laborales inclusivas y...

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados