La salud mental primero

Considerando los crecientes niveles de estrés y depresión a nivel nacional, el número de licencias médicas asociadas a estas condiciones, el uso de psicofármacos, adicciones, más los estresores más allá del trabajo, se considera un tema importante y urgente. Personas altamente estresadas terminan además de enfermas produciendo menos y generando más gastos a las organizaciones. Sin salud mental nadie gana: ni el individuo, ni su entorno directo, sus relaciones ni la organización para la que trabaja.

Más leídos

Irene Schlechter, movida por la pasión, el liderazgo y el emprendimiento

Una carrera dinámica que se divide en tres actos, sus inicios en la psicología organizacional, la aventura en el...

Luces y sombras de la disrupción tecnológica en recursos humanos

Lograr el equilibrio será fundamental para navegar sobre las aguas de la tecnología Andrés Ossandón, sicólogo y master en consultoría...

El éxito es el balance entre lo personal y lo profesional

Qué es el éxito y cómo alcanzarlo es de las preguntas habituales que se hacen los profesionales a lo...

Por Felipe Landaeta Farizo, profesor UAI Mg. Psicología de las Organizaciones, UAI, Chile. PhD © “Integral & Transpersonal Psychology”, CIIS, USA.


En mi práctica de coaching, talleres en organizaciones y clases en la universidad le he preguntado a un número incontable de personas “¿Cuáles son las cosas más importantes en tu vida?”. En general les pido hacer un listado de las 5/10 cosas más importantes y luego les pido que den orden de prioridad o relevancia. Mi estimación me dice que más de la mitad de las personas no reconocen su propia salud mental como algo central e importante en sus vidas. Los pocos que en una década he visto que lo declaran dentro de la lista como algo “importante”, o que simplemente dicen que “la salud es importante”, en la segunda etapa de valoración suelen colocar esta dimensión en los últimos lugares de prioridad. Mi respuesta ante esto suele ser: “si usted no tiene salud mental (o simplemente “salud”), ¿puede tener o disfrutar lo demás de su lista?”. Luego suele haber un silencio tenso de alrededor de 10 segundos, y luego empieza una reflexión más profunda.

Considerando los crecientes niveles de estrés y depresión a nivel nacional, el número de licencias médicas asociadas a estas condiciones, el uso de psicofármacos, adicciones, más los estresores más allá del trabajo, se considera un tema importante y urgente. Personas altamente estresadas terminan además de enfermas produciendo menos y generando más gastos a las organizaciones. Sin salud mental nadie gana: ni el individuo, ni su entorno directo, sus relaciones ni la organización para la que trabaja.

Urge primero un llamado a cada uno a tomar consciencia de los costos que tiene el ritmo de vida y de trabajo actual. Esta es inicialmente una tarea de revisión personal y de reconocer los límites personales. Luego, es importante que las organizaciones tomen cartas en el asunto y faciliten instancias de cuidado de la salud de sus trabajadores. Más allá de las normas y reglas de seguridad, o de las hoy llamadas “pausas saludables”, se trata de hacer consciencia de la importancia del bienestar personal como valor per se para la vida y para el trabajo.

No falta ese coachee que en la intimidad de la conversación nos revela que se siente completamente sobrepasado por la carga de trabajo y que tiene miedo de reconocerlo a su jefatura o a su equipo de trabajo… menos revelarlo a sus colaboradores. O aquel líder que no se atreve a tomarse un descanso luego de un semestre o un año muy exigente porque “es mal visto en la empresa”, o el trabajador que no se va a la hora indicada porque “se entiende que uno tiene poco compromiso con el jefe”. Todas estas conductas sólo aumentan el estrés y la carga emocional. Un amigo europeo me contaba lo contrario: “allá te tienes que ir a la hora indicada, sino se entiende que no estás siendo efectivo”. La diferencia es que dónde mi amigo vive “el trabajo está muy bien organizado y distribuido, por lo que sabes exactamente qué tienes que hacer y en cuánto tiempo”. Parece que ahí está una de las claves que curiosamente no aparece en la mayoría de los modelos de estrés que he conocido: organización y distribución del trabajo, no sólo en los recursos con los que se cuenta.

¡La sustentabilidad de RH Management requiere tu apoyo!

En RH Management defendemos un periodismo independiente, crítico, innovador y de calidad. Nuestra trabajo no solo es informar, sino también ayudar a rehumanizar el management y apoyar las ideas y prácticas que puedan mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Para lograrlo necesitamos el apoyo de personas como tú.

Donación mensual

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Prepárense: el trabajo híbrido es difícil

Por Nicole Herskowitz, gerente general de Microsoft Teams La incorporación del trabajo a distancia es uno de los cambios más...

Últimas noticias

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Artículos relacionados

- Advertisement -