La salud mental primero

Considerando los crecientes niveles de estrés y depresión a nivel nacional, el número de licencias médicas asociadas a estas condiciones, el uso de psicofármacos, adicciones, más los estresores más allá del trabajo, se considera un tema importante y urgente. Personas altamente estresadas terminan además de enfermas produciendo menos y generando más gastos a las organizaciones. Sin salud mental nadie gana: ni el individuo, ni su entorno directo, sus relaciones ni la organización para la que trabaja.

Más leídos

La confianza, del ser al hacer

Un líder no puede predicar sobre la confianza, y a la vez, vivir en la desconfianza. ¿Qué ocurre cuando...

¿Cómo hacemos evaluación de desempeño en pandemia?

Los trabajadores y trabajadoras de las compañías merecen tener una retroalimentación respecto a la labor que realizan. Durante el año...

Igualdad de género: la gran damnificada de la pandemia

En el webinar “Igualdad de género y conciliación” se abordaron los principales desafíos asociados a la superación de las...

Por Felipe Landaeta Farizo, profesor UAI Mg. Psicología de las Organizaciones, UAI, Chile. PhD © “Integral & Transpersonal Psychology”, CIIS, USA.


En mi práctica de coaching, talleres en organizaciones y clases en la universidad le he preguntado a un número incontable de personas “¿Cuáles son las cosas más importantes en tu vida?”. En general les pido hacer un listado de las 5/10 cosas más importantes y luego les pido que den orden de prioridad o relevancia. Mi estimación me dice que más de la mitad de las personas no reconocen su propia salud mental como algo central e importante en sus vidas. Los pocos que en una década he visto que lo declaran dentro de la lista como algo “importante”, o que simplemente dicen que “la salud es importante”, en la segunda etapa de valoración suelen colocar esta dimensión en los últimos lugares de prioridad. Mi respuesta ante esto suele ser: “si usted no tiene salud mental (o simplemente “salud”), ¿puede tener o disfrutar lo demás de su lista?”. Luego suele haber un silencio tenso de alrededor de 10 segundos, y luego empieza una reflexión más profunda.

Considerando los crecientes niveles de estrés y depresión a nivel nacional, el número de licencias médicas asociadas a estas condiciones, el uso de psicofármacos, adicciones, más los estresores más allá del trabajo, se considera un tema importante y urgente. Personas altamente estresadas terminan además de enfermas produciendo menos y generando más gastos a las organizaciones. Sin salud mental nadie gana: ni el individuo, ni su entorno directo, sus relaciones ni la organización para la que trabaja.

Urge primero un llamado a cada uno a tomar consciencia de los costos que tiene el ritmo de vida y de trabajo actual. Esta es inicialmente una tarea de revisión personal y de reconocer los límites personales. Luego, es importante que las organizaciones tomen cartas en el asunto y faciliten instancias de cuidado de la salud de sus trabajadores. Más allá de las normas y reglas de seguridad, o de las hoy llamadas “pausas saludables”, se trata de hacer consciencia de la importancia del bienestar personal como valor per se para la vida y para el trabajo.

No falta ese coachee que en la intimidad de la conversación nos revela que se siente completamente sobrepasado por la carga de trabajo y que tiene miedo de reconocerlo a su jefatura o a su equipo de trabajo… menos revelarlo a sus colaboradores. O aquel líder que no se atreve a tomarse un descanso luego de un semestre o un año muy exigente porque “es mal visto en la empresa”, o el trabajador que no se va a la hora indicada porque “se entiende que uno tiene poco compromiso con el jefe”. Todas estas conductas sólo aumentan el estrés y la carga emocional. Un amigo europeo me contaba lo contrario: “allá te tienes que ir a la hora indicada, sino se entiende que no estás siendo efectivo”. La diferencia es que dónde mi amigo vive “el trabajo está muy bien organizado y distribuido, por lo que sabes exactamente qué tienes que hacer y en cuánto tiempo”. Parece que ahí está una de las claves que curiosamente no aparece en la mayoría de los modelos de estrés que he conocido: organización y distribución del trabajo, no sólo en los recursos con los que se cuenta.

¡La sustentabilidad de RH Management requiere tu apoyo!

En RH Management defendemos un periodismo independiente, crítico, innovador y de calidad. Nuestra trabajo no solo es informar, sino también ayudar a rehumanizar el management y apoyar las ideas y prácticas que puedan mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Para lograrlo necesitamos el apoyo de personas como tú.

Donación mensual

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Formación de los trabajadores, una tarea continua

Por Luz María González, gerenta general de eClass Los desafíos que nos presentó el último año, nos demostraron, más que...

Últimas noticias

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Artículos relacionados

- Advertisement -