La reacción no esperada por los ejecutivos de OpenAI: amenazan con renunciar si Altman no es restituido en su puesto

Más de 700 trabajadores manifestaron su férrea lealtad a su líder, y están dispuestos a dejar la organización. 

Más leídos

Las circunstancias que rodearon la sorpresiva destitución del exdirector ejecutivo de OpenAI, Sam Altman, el pasado fin de semana, generaron conmoción en la comunidad tecnológica y empresarial. Altman había sido reconocido como una figura destacada en el auge de la inteligencia artificial (IA) durante el último año, participando en eventos internacionales y discutiendo preocupaciones regulatorias y el impacto de la IA en la humanidad.

Sin aviso ni indicación previa, Altman fue apartado de su cargo debido a lo que la empresa describió como “una falla en la comunicación entre Sam y la junta directiva”. Las razones exactas de su despido aún no están claras.

Lo que hizo este despido aún más excepcional fueron los eventos posteriores. La junta parece no haber previsto completamente la reacción, como lo evidenció un tuit de Ilya Sutskever, uno de los miembros de la junta responsable de la decisión, quien expresó su pesar por su participación. La empresa afirmó que no hubo problemas específicos con la tecnología, pero, sea cual sea la falla en la comunicación, tan pronto como la noticia se difundió, hubo una rápida reacción de seguidores, empleados y socios, incluido Microsoft.

Después de confirmarse que Altman no regresaría a OpenAI, más de 700 empleados amenazaron con renunciar si no se producían cambios en la junta que lo destituyó. El presidente de la empresa, Greg Brockman, y otros tres investigadores de alto nivel también abandonaron la empresa. 

Esto representa más del 90% de la fuerza laboral de OpenAI y podría tener un impacto significativo en el futuro de ChatGPT y en la posición de la empresa en el mercado. La amenaza de una huelga masiva podría alterar drásticamente el panorama, beneficiando a posibles competidores como Microsoft, que está estableciendo un equipo de IA con Altman.

El hecho ha despertado sorpresa en los seguidores de la industria, dado que rara vez se produce que, tras la desvinculación de un ejecutivo, los colaboradores se cuadren con él y decidan renunciar.

Eso habla, dicen especialistas, de un tipo de liderazgo que es capaz de despertar lealtad hacia un líder en colaboradores, lo que puede tener dos caras: por un lado, puede alentarlos a que ellos tengan un fuerte compromiso con la tarea, pero desde otra óptica, puede ser poco conveniente para una empresa que los trabajadores solo estén alineados con un líder y no con la organización, ya que siempre es posible que se produzcan cambios en la alta dirección de las organizaciones.

Nota original

¡Co-construyamos RH Management 2030!

Tu aporte mensual nos da independencia y sostenibilidad. El trabajo está en transformación y necesita un periodismo que ponga a las personas primero.

Tu contribución nos permite seguir marcando agenda con reflexiones de valor e interpelando al mainstream.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La Coalición Mundial por la Justicia Social y nuestra responsabilidad colectiva

Por Fabio Bertranou, director de la Oficina de la OIT para el Cono Sur de América Latina Ante las múltiples...

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados