La panza del empresario o la curva de Lorenz

Más leídos

Por Ricardo Nanjari, director de personas UAH.


El coeficiente de Gini es una medida de desigualdad, y como yo no soy economista, intentaré explicar este coeficiente a través de una metáfora. Si se observa la figura 1, el área amarilla “a” comprendida entre la curva y la bisectriz del cuadrado, es proporcional al coeficiente de Gini. Para simplificar, a esa área la podemos describir como una panza que crece con la desigualdad. Podríamos decir entonces, que si la distribución del ingreso es equitativa, no hay panza y cada porcentaje de la población recibe igual porcentaje de los ingresos, (“a”=0). Pero, en la medida que descuidamos el ejercicio y no tengamos una alimentación equilibrada, aparecerá la panza. En este caso, aparece la desigualdad. Mientras más panza, más desigualdad, (“a”>0).

Para entender mejor, si en el eje horizontal ponemos la población ordenada de 0 a 1 y en el eje vertical los ingresos ordenados igualmente, siempre observaremos en el punto inferior izquierdo que el 0% de la población dispone del 0% de la renta y en el punto superior derecho que el 100% de la población dispone del 100% de la renta, como es lógico.

La curva llamada curva de Lorenz, es la que separa el área “a” del área “b”. Mientras mayor es el área “b” menos desigualdad hay y por tanto menos panza. El coeficiente de Gini crece según crece la panza. Es decir a mayor desigualdad, mayor es el coeficiente de Gini, hasta llegar a 1, donde la desigualdad es total. Eso no ocurre jamás, pues antes la panza explotaría, y a eso se le llama “explosión social”. Según las Naciones Unidas esto podría ocurrir a partir de un coeficiente de Gini superior a 0,4.

En Chile el Gini de 2017 era 0,47 con el 1% más rico obteniendo el 27% de la riqueza, y como era de esperar, la explosión social llegó el 18 de octubre de 2019. La preocupación desde ese día ha sido bajar la panza en forma armónica mejorando la distribución del ingreso a través de una agenda social intensa. La explosión también trae violencia, pues hay una gran presión para bajar la panza en forma inmediata.

Chile, además de tener un coeficiente de Gini alto, es el segundo mayor PIB per cápita de la región, es decir el 100% de ingresos es mayor que en los otros países de la comparación, o dicho de otra forma, el cuadrado donde se instala la panza es más grande. En esta etapa de la explicación, me aventuraré a decir que cuando el ingreso se concentra, es la panza del empresario la que crece. Pero también puede ocurrir que la panza crezca por mayor desempleo, lo cual sigue siendo expresión de lo mismo. Aumentar los impuestos a los ricos ayuda a bajar la panza, pero amenaza con reducir el crecimiento o tamaño del cuadrado. Hasta aquí no más llego con la explicación. El propósito de este escrito es entender qué es el coeficiente de Gini, y como puede variar. Sólo agregaré para finalizar la metáfora, que es muy necesario que los empresarios piensen seriamente en reducir la panza, con mucho ejercicio de humildad y una alimentación equilibrada, para beneficio de su salud y la de todo el país.

¡Co-construyamos RH Management 2030!

Tu aporte mensual nos da independencia y sostenibilidad. El trabajo está en transformación y necesita un periodismo que ponga a las personas primero.

Tu contribución nos permite seguir marcando agenda con reflexiones de valor e interpelando al mainstream.

La II Cumbre Global DCH de Capital Humano: uniendo fuerzas para la excelencia en gestión del talento

DCH - Organización Internacional de Directivos de Capital Humano, en colaboración con la prestigiosa Universidad de los Andes de...

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados