La invitación: preguntas para una entrevista de trabajo

Más leídos

Luces y sombras de la disrupción tecnológica en recursos humanos

Lograr el equilibrio será fundamental para navegar sobre las aguas de la tecnología Andrés Ossandón, sicólogo y master en consultoría...

Irene Schlechter, movida por la pasión, el liderazgo y el emprendimiento

Una carrera dinámica que se divide en tres actos, sus inicios en la psicología organizacional, la aventura en el...

El éxito es el balance entre lo personal y lo profesional

Qué es el éxito y cómo alcanzarlo es de las preguntas habituales que se hacen los profesionales a lo...

Ricardo Nanjari es Ingeniero Civil Industrial (PUC) y Coach Ontológico Senior (NC). Actualmente Director de Personas en la Universidad Alberto Hurtado.

He llegado a establecer un mínimo de cuatro preguntas que considero muy relevantes y suficientes, que sintetizan todo lo que uno puede querer saber de un candidato durante una entrevista.

Durante años me ha correspondido realizar muchas entrevistas de trabajo, y también, me ha tocado participar en otras, como entrevistado. A medida que ha ido pasando el tiempo, he aprendido que más importante que hacer preguntas, es escuchar las respuestas. Por ello, es mejor hacer pocas preguntas. La escucha activa permite que los candidatos se develen, que vayan mostrando poco a poco quienes son.

He llegado a establecer un mínimo de cuatro preguntas que considero muy relevantes y suficientes, que sintetizan todo lo que uno puede querer saber de un candidato durante una entrevista. Pregunta uno:

– No me interesa saber a qué te dedicas. Quiero saber qué es lo que añoras y si te atreves a soñar o alcanzar lo que tu corazón ansía.

Esta pregunta conecta al entrevistado con su futuro deseado, con sus sueños y expectativas. Lo acerca a sus modelos y a su visión de vida. Lo obliga a salir del momento presente, de la respuesta habitual y simplista. Ya no se trata de responder sólo para conseguir un trabajo, sino de mostrar sus expectativas como un ser integral. Pregunta dos:

– No me interesa saber qué edad tienes. Quiero saber si te arriesgarás por tus sueños, por la aventura de estar vivo.

Las organizaciones le dan mucha importancia a la generación a la cual pertenecen los candidatos, generan estrategias para captar y retener talentos, y muchas veces, las entrevistas se transforman en mostrar una organización que no existe en la realidad. En ese intento, el entrevistador se priva de escuchar, de ver quién está al otro lado y ofrece algo que tal vez, la empresa nunca podrá entregar. Por eso, en esta pregunta no importa si el candidato es generación X, Y o Z. Importa saber dónde están sus talentos, qué habilidades le faltan y si ese sueño que pudo haber descrito en la primera pregunta, tiene alguna posibilidad de comenzar a realizarse en la organización que hace el proceso de selección. También debería, probablemente, escucharse algo sobre las capacidades de tomar decisiones y de resiliencia. Pregunta tres:

– No me interesa dónde, qué, o con quién has estudiado. Quiero saber si te sostienes desde adentro cuando todo se cae a tu alrededor.

La persona que llega a una entrevista, seguramente ya ha presentado sus títulos y diplomas, por lo que preguntar sobre los estudios no aporta demasiado. Sin embargo, es relevante saber cuáles son sus valores, saber cómo se sostiene ante las dificultades, cómo reaccionará cuando cambien las prioridades del negocio, cuáles serán sus consideraciones con su equipo, su ética. Importa saber si escapará a la primera dificultad o se mantendrá fuerte e íntegro. Pregunta cuatro:

– Quiero saber si puedes estar sólo contigo mismo y si verdaderamente disfrutas la compañía que mantienes en tus momentos de soledad.

Esta es la pregunta que muestra las capacidades de liderazgo, pone de manifiesto el conocimiento que se tiene de sí mismo, señala al que no huye. Posiblemente no es un trabajólico, ni es híper activo, quizás sí muy reflexivo. Importa saber desde donde se define, cuál es la calidad de sus éxitos. Saber que cuando tome una decisión, tenga consideración por los demás y que sepa respetar las diferencias.

Me bastan estas cuatro preguntas y luego escuchar. Estas cuatro preguntas, sin embargo, no son mías, son estrofas del poema La invitación de Khalil Gibrán, un poeta libanés que falleció durante el siglo pasado en el año 1931. Se cuenta que Elvis Presley se inspiraba con el libro El profeta, considerada su obra cumbre, y que John Lennon, tomó parte de una de sus frases al escribir Julia, canción que apareció en el famoso Álbum Blanco de Los Beatles, diciendo al inicio: “La mitad de lo que digo carece de sentido, pero lo digo para que la otra mitad pueda llegar a ti.” Khalil Gibrán ha inspirado a músicos, escritores y poetas.

La invitación es un poema del siglo pasado, y sin embargo, mantiene su vigencia y frescura, a tal punto, que con su simpleza, puede servir como base en un proceso de selección de personal y como inspiración al liderazgo organizacional.

Producción RH Management.

¡La sustentabilidad de RH Management requiere tu apoyo!

En RH Management defendemos un periodismo independiente, crítico, innovador y de calidad. Nuestra trabajo no solo es informar, sino también ayudar a rehumanizar el management y apoyar las ideas y prácticas que puedan mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Para lograrlo necesitamos el apoyo de personas como tú.

Donación mensual

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

10 pasos para el manejo de una crisis

"En la crisis, sé consciente del peligro, pero reconoce la oportunidad” (Kennedy). Es inevitable que surjan crisis en las empresas,...

Últimas noticias

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Artículos relacionados

- Advertisement -