La disputa subyacente sobre la productividad y cómo mejorarla en tu empresa Vol. 1

Exploramos las diferentes perspectivas en torno a la productividad y ofrecemos una hoja de ruta para optimizarla en tu organización. Conoce las teorías clásicas y las mejores prácticas para alcanzar resultados excepcionales.

Más leídos

En el día a día de la gestión de personas siempre aparece el tema de la productividad como factor que explica “casi todo”, lo bueno, lo malo y lo feo. Sin embargo, no hay una única respuesta que responda a la gran pregunta de cómo mejoramos los indicadores duros de una empresa. En lo que sí hay claridad es una disputa, solapada, pero hegemónica en dar cuenta del mantra: cómo aumentamos la productividad para obtener mejores resultados. 

Acá una hoja de ruta para entender qué está en disputa.

Lo primero, qué entendemos por productividad. La definición clásica se refiere a la medida de la eficiencia con la que se utilizan los recursos para producir bienes o servicios. Se puede definir como la relación entre la producción obtenida y los recursos utilizados, como el tiempo, el dinero, “la mano de obra” y los materiales. En definitiva busca maximizar la producción con los recursos disponibles.

Sus principales teóricas del siglo XX son Frederick Winslow Taylor, quien es considerado el padre de la gestión científica. Taylor desarrolló el concepto de “tiempo estándar” para medir y mejorar la eficiencia en el trabajo. Su enfoque se centraba en el estudio y la optimización de los métodos de trabajo para aumentar la productividad. Lo sigue el más popular, Peter Drucker, destacado teórico de la administración entre las décadas del 1950 y 1970. Enfatizó la importancia de medir y mejorar la productividad en las organizaciones. Abogó por una gestión basada en objetivos y la mejora continua de los procesos para lograr altos niveles de productividad.

Desde este marco teórico surgen las mejores prácticas respecto a aumentar la productividad. Mira algunos tips.

1:: Establecer metas claras: Las metas proporcionan dirección y un sentido de propósito. Deben ser específicas, medibles, alcanzables, relevantes y limitadas en el tiempo (Smart, por sus siglas en inglés).

2:: Comunicación efectiva: La comunicación abierta y transparente puede aumentar la moral y la eficiencia. Los empleados deben sentirse cómodos para compartir sus ideas y preocupaciones.

3:: Proporcionar las herramientas adecuadas:  se debe asegurar que las y los trabajadores tengan las herramientas y recursos necesarios para realizar su trabajo de manera eficiente.

4:: Formación y desarrollo: Las oportunidades de aprendizaje y desarrollo pueden aumentar la moral, la motivación y la productividad al permitir que los empleados mejoren sus habilidades y crezcan en sus carreras.

5:: Reconocimiento y recompensas: Reconocer y recompensar el buen trabajo puede aumentar la moral y la motivación. Esto puede ser tan simple como elogiar a un empleado por un trabajo bien hecho o implementar un programa formal de recompensas.

6:: Salud y bienestar: Fomentar un ambiente de trabajo saludable y equilibrado puede aumentar la productividad al reducir el estrés y el agotamiento. Esto puede implicar ofrecer programas de bienestar, promover un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal y apoyar la salud mental en el lugar de trabajo.

7:: Fomentar la colaboración y el trabajo en equipo: El trabajo en equipo puede llevar a una mayor eficiencia y productividad. Fomentar un ambiente de trabajo colaborativo puede permitir a los empleados aprender unos de otros y unir fuerzas para resolver problemas.

8:: Flexibilidad: Las políticas de trabajo flexibles, como horarios de trabajo flexibles o la posibilidad de trabajar desde casa, pueden ayudar a los empleados a equilibrar sus responsabilidades laborales y personales, lo que puede aumentar la satisfacción laboral y la productividad.

9:: Proporcionar feedback constructivo: El feedback regular y constructivo puede ayudar a los empleados a mejorar y crecer en su trabajo. Esto puede implicar revisiones de rendimiento regulares y feedback constante.

10:: Empoderamiento de los empleados: Permitir a los empleados tomar decisiones y tener control sobre su trabajo puede aumentar la satisfacción laboral y la productividad. Esto puede implicar permitir a los empleados tomar decisiones sobre cómo hacen su trabajo o involucrarlos en la toma de decisiones a nivel de la empresa.

Cada organización es única, por lo que lo que funciona para una puede no funcionar para otra. Es importante experimentar y encontrar las estrategias que mejor funcionen para una organización y sus colaboradores.

En el complejo mundo de la gestión de personas, la productividad se erige como un factor determinante. Sin embargo, existe una disputa encubierta entre diferentes enfoques. Desde las teorías clásicas de Frederick Winslow Taylor hasta la influencia de Peter Drucker, hemos recopilado una guía práctica con las mejores prácticas para aumentar la productividad. Establecer metas claras, fomentar la comunicación efectiva, brindar herramientas adecuadas y promover el bienestar de los empleados son solo algunos de los consejos que te ofrecemos. Descubre cómo optimizar la productividad en tu organización y alcanzar resultados excepcionales. ¡Es el momento de potenciar el rendimiento y lograr el éxito empresarial!

¡Co-construyamos RH Management 2030!

Tu aporte mensual nos da independencia y sostenibilidad. El trabajo está en transformación y necesita un periodismo que ponga a las personas primero.

Tu contribución nos permite seguir marcando agenda con reflexiones de valor e interpelando al mainstream.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Encuesta de Slack: más de dos horas de reuniones diarias reducen la productividad

Según una encuesta realizada por Slack Technologies, propiedad de Salesforce, y reportada por Bloomberg News, dedicar más de dos...

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados