Estrategia y gestión de personas para alcanzar rentabilidad y productividad

Más leídos

Por Rodrigo Garib, gerente general de People First.

La gestión de personas siempre es clave cuando se trata de implementar nuevas estrategias. ¿Por qué? Simple, todas las organizaciones dependen de las personas. Su éxito no está ligado a su exceso de capital o sus activos fijos que son fácilmente imitables, sino que depende de su equipo de personas, y por cierto, de sus líderes, quienes son los que generan cultura y clima en la organización. Eso es lo que hace que se tomen mejores decisiones, exista más energía e innovación y una mejor relación con los clientes. Desde este lugar generamos estrategias para alcanzar una mayor rentabilidad. Sin embargo, hay tres factores a tomar en cuenta a la hora de implementar una estrategia de alto estándar, todos relacionados al cómo gestionamos. 

En primer lugar está la estrategia de selección, es decir, que tipo de perfil estoy buscando según la estrategia de la organización. Quienes están a cargo tienen que buscar una mezcla de perfiles en sus equipos que sea consistente en términos estratégicos. En este proceso de selección los líderes son fundamentales, porque son quienes aportan a la construcción de la cultura de la compañía. 

En segundo lugar, está el cómo logro desarrollar a las personas que están en la organización. Lo cual está relacionado directamente con la entrega de feedback, con la capacidad de sacar lo mejor de cada uno, de identificar sus habilidades y cómo logro que pongan esas habilidades a disposición de la organización. En ese sentido, también es muy importante identificar si las personas están en los cargos adecuados y cuál es el entorno que estoy entregando para que puedan desarrollar bien su trabajo. 

En tercer lugar, está todo lo relacionado a modelos de motivación e incentivos que tiene la organización. Esto abarca desde los sistemas de compensación y remuneraciones, hasta cuáles son las oportunidades de crecimiento y reconocimiento que estoy brindando. De esta forma puedo garantizar vínculos de confianza que me ayuden a mantener a las personas en la organización, y también, tenerlas motivadas con su trabajo. 

Por otro lado, podemos ver el impacto de una buena estrategia de personas en una mayor capacidad de cumplir con los objetivos de la organización. Pero también, y aún más importante, podemos observarlo en la creación de una cultura que se convierte en un elemento diferenciador, una ventaja competitiva difícil de imitar. 

Si hay algo difícil de hacer hoy en día, es distinguirse de la competencia. Como compañía no se diferencia comprando maquinaria nueva, otras organizaciones pueden hacer lo mismo. Te diferencias en la forma en que se toman decisiones, en la energía con la que hacemos el trabajo, en cómo nos relacionamos con los clientes, y eso no se adquiere, se construye. Entonces, si una compañía cuenta con una buena estrategia de personas y es exitosa en eso, es capaz de generar una ventaja competitiva, que se traduzca en una cultura empresarial que, finalmente, busca maximizar la rentabilidad de la organización. 

¡Co-construyamos RH Management 2030!

Tu aporte mensual nos da independencia y sostenibilidad. El trabajo está en transformación y necesita un periodismo que ponga a las personas primero.

Tu contribución nos permite seguir marcando agenda con reflexiones de valor e interpelando al mainstream.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

RHM en compañía de Cencosud

En la oficina central de la empresa de retail, se llevó a cabo Hub Conversas. Este fue un espacio...

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados