Erradicar la cultura del no

Por: Fernando Véliz, Ph.D en comunicación organizacional, Universidad de Málaga.

Más leídos

“Lo que has de decir, antes de decirlo a otro dítelo a ti mismo”. Séneca

A lo largo de los años me ha correspondido observar muchas culturas organizacionales que basan sus relaciones y coordinación de acciones desde la negación al otro. Más allá de que el NO podamos utilizarlo para poner límites y cuidarnos, también puede usarse para disminuir iniciativas, frenar liderazgos emergentes y restringir procesos creativos. Una empresa en la cual sus líderes y mandos medios tienen muy a mano el NO, por lo general, aniquila el conjunto de sus fortalezas: innovación, reflexión, talento, cambios, disrupción, entre otros.

Cuando el NO es muy recurrente, el tema de fondo es la negación de la identidad del otro. Una empresa que inicia sus actividades, acuerdos y procesos participativos con un NO, deja de ganar masa crítica. El NO reiterado produce desesperanza, resentimiento e indiferencia. Estas emociones por lo general frenan procesos tan gravitantes como la confianza.

 

Preguntas para reflexionar

¿Qué emoción hay detrás de un NO reiterado a los equipos de trabajo? ¿Qué dejan de ganar las empresas con líderes tan conectados con el NO? ¿Qué emociones genera en el trabajador escuchar permanentemente el NO frente a sus iniciativas? ¿Qué relación hay entre el NO y la desconfianza al otro? ¿Decir NO implica tapar los miedos e inseguridades personales? ¿Cuál es el costo de tener líderes inseguros, temerosos e inconclusos en sus procesos personales?

 

Características

  • El NO reiterado busca anular al otro, debilitarlo, invisibilizarlo y silenciarlo.
  • Un líder cercano al NO es una persona insegura y carente de carisma.
  • Los NO reiterados son acumulativos y se transforman en cultura interna.
  • Comunicacionalmente el NO frena la conversación y la escucha activa.
  • Cuando hay muchos NO, desaparecen las ideas, iniciativas y sueños.
  • La conversación coordina acciones internas, el NO traba esos procesos.
  • Cuando me lo niegan todo desde el NO, esa acción la repito con otros.
  • Contrario al NO: confianza, participación, inclusión y aceptación.

 

Testimonio

“Fui el clásico líder que decía NO a todo y a todos. Me salía natural, no me daba cuenta. Un día tuve una conversación increíble con la gente de mi equipo y ahí recién vi el tema. Cuando decía NO, generaba desmotivación, cansancio y aburrimiento en las personas” (Pedro, industria de alimentos, Chile).

Aprendizaje

La cultura del NO en los líderes es un camino lento al precipicio organizacional. Al principio es imperceptible, pero con el tiempo se transforma en una emoción que concluye en un estado anímico transversal (desgano, indiferencia, cansancio, tristeza, resentimiento y abulia). El NO reiterado se aborda trabajando con los líderes, sus creencias y valores organizacionales. 

¡Co-construyamos RH Management 2030!

Tu aporte mensual nos da independencia y sostenibilidad. El trabajo está en transformación y necesita un periodismo que ponga a las personas primero.

Tu contribución nos permite seguir marcando agenda con reflexiones de valor e interpelando al mainstream.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Un fuerte sentido de pertenencia puede nublar la percepción de la discriminación de género en el trabajo

Un estudio revela cómo el fuerte sentido de pertenencia a la empresa puede impedir que los empleados reconozcan la...

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados