El impacto de la inteligencia social

Más leídos

Por Marcela del Barrio, directora de gestión de personas de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos. Publicado en RHM 101

Tomarse el tiempo para conocer a las personas con las que trabajamos, mantenernos al día de los eventos importantes en su vida, al igual que estar disponible para hacer algún favor que pueda facilitar el trabajo del otro son simples pasos, pero eficaces, para cimentar nuestros vínculos en el trabajo.

Saludar por las mañanas, conocer el nombre y función exacta de los colaboradores con los que nos relacionamos y agradecer ante algún favor o gestión adicional son prácticas comunes en el mundo del trabajo. Sin embargo, la mayoría de las personas no son conscientes de que estos hábitos son la base para construir buenas relaciones laborales.

Pero cultivar lazos de respeto, confianza y compañerismo requieren de una cuota importante de algo que se denomina inteligencia social, que no es otra cosa que la capacidad de ponernos en los zapatos del otro, escucharlo, comprenderlo y darle respuesta.

En la rutina laboral, este concepto es un gran aliado a la hora de relacionarnos. ¿Por qué? Básicamente porque día a día interactuamos y compartimos numerosas horas con nuestros compañeros y colaboradores, con quienes podemos establecer relaciones negativas o positivas. En ello juegan un rol importantísimo las habilidades sociales, ese talento que tenemos para guiar nuestras interacciones con los demás.

Una habilidad muy valorada actualmente en el mundo de las empresas e indispensable en el campo de la inteligencia social o emocional es la empatía. Sin ella difícilmente podremos entender las necesidades, sentimientos y problemas del otro. También se nos dificultará la posibilidad de crear lazos de cordialidad, amistad y fraternidad con los compañeros de trabajo. Como consecuencia, es posible que le restemos importancia a sus preocupaciones e incurramos en juicios de valor y descalificaciones.

En la otra vereda, quienes desarrollan de mejor forma la inteligencia emocional son líderes positivos y realizan significativos aportes a los equipos de trabajo, pues en general se trata de personas con grandes habilidades para la negociación y dirigir cambios, como también para trabajar directamente con clientes y proveedores.

Para algunos, este talento es un acto espontáneo y natural, siendo una característica diferenciadora de su personalidad. Sin embargo, también hay quienes requieren trabajarlo diariamente. Eso se logra, por ejemplo, incorporando algunas costumbres simples y efectivas, tales como tomarse el tiempo de dialogar con el compañero, y sobre todo, estar abierto a escucharlo. De esa manera es posible conocer cuál es su cultura, sus objetivos, motivaciones, sueños, preocupaciones y necesidades, entre otras informaciones relevantes que nos permitirán ponernos en su lugar.

De ahí que tomarse el tiempo para conocer a las personas con las que trabajamos, mantenernos al día de los eventos importantes en su vida, al igual que estar disponible para hacer algún favor que pueda facilitar el trabajo del otro son simples pasos, pero eficaces, para cimentar nuestros vínculos en el trabajo.

¡Co-construyamos RH Management 2030!

Tu aporte mensual nos da independencia y sostenibilidad. El trabajo está en transformación y necesita un periodismo que ponga a las personas primero.

Tu contribución nos permite seguir marcando agenda con reflexiones de valor e interpelando al mainstream.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ChileValora abre sus primeras oficinas regionales en Antofagasta, Valparaíso y La Araucanía

En el marco de la realización de la Cuenta Pública de la gestión 2023 del servicio, el subsecretario del...

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados