Desafíos del liderazgo en tiempos de pandemia

Más leídos

Por Lorna Cortés Urrutia, PhD, Directora Magíster en Psicología de las Organizaciones, Escuela de Psicología Universidad Adolfo Ibáñez.

La pandemia presenta la oportunidad de cuestionar y redefinir de una vez y para el futuro, la añosa idea del líder infalible, racional y en control, que trae aparejada la noción de él (porque el líder mayoritariamente aún se piensa en masculino). El problema emerge cuando las soluciones del líder no son las adecuadas: nadie más que él es el responsable. Los miembros del equipo no se sienten parte de los resultados porque no han sido partícipes del proceso de deliberación y toma de decisiones. En rigor, no son parte de un equipo, y pueden desentenderse -y criticar- los errores de quien dirige, y aplaudir, pero no celebrar como propios, sus logros y aciertos. 

Hoy, más que nunca, se necesitan líderes que digan la verdad y que, además, sean capaces de decir no sé y concitar apoyos para responder adecuadamente a la contingencia y a las urgencias que se presentan a diario.  Hoy los líderes tienen la gran oportunidad de generar un compromiso organizacional anclado en lo afectivo, es decir, que las personas se sientan profundamente identificadas e involucradas con las metas, haciéndolas propias. ¿Cómo hacerlo? Primero, siendo honestos y transparentes: las buenas y malas noticias se comparten. Segundo, dando la oportunidad al conjunto de participar en el diseño de cómo enfrentar los desafíos, hoy cotidianos. En tercer lugar, y como diría el economista y teórico organizacional, Otto Scharmer, sintiendo con el resto, sin miedo a conectar con el otro, ya no sólo escuchar los hechos sino,  de manera empática. Esto implica escuchar con la mente abierta y con disposición a ser influenciado por los otros, confiando en las capacidades de cada uno, co-construyendo para transformar las dinámicas interpersonales y los resultados organizacionales. Con este tipo de dinámica se crea el compromiso afectivo, el más profundo y duradero de acuerdo a la investigación en el área.

A propósito de la pandemia, muchas organizaciones han transitado abruptamente al trabajo remoto. Este cambio, ha desafiado la jerarquía y el control como forma predominante de liderazgo, poniendo en jaque el paradigma sobre el cual operaban numerosas organizaciones en Chile. Aquellos líderes acostumbrados al micro-management -al control muy cercano- han debido enfrentar la imposibilidad, en el trabajo remoto, del control en la supervisión. Así también, los trabajadores en estos contextos, están aprendiendo a trabajar con mayor autonomía y libertad -y ese puede ser un camino de difícil retorno- más aún, considerando que la autonomía, es un elemento crítico en la valoración positiva de las condiciones de trabajo.

Parece cada vez más claro -y urgente- que el gran desafío de los líderes en tiempos de pandemia (y que definirá a futuro a quienes prevalecen), es comprender e integrar la noción horizontal de manejo de grupos, fomentando la participación en el diseño de proyectos y toma de decisiones, y creando activamente vínculos de confianza, que son los que restauran la legitimidad en sus decisiones y los únicos que crean compromiso, lealtad, y cohesión. Todos ellos atributos críticos para enfrentar desafíos de la envergadura de los actuales. 

¡Co-construyamos RH Management 2030!

Tu aporte mensual nos da independencia y sostenibilidad. El trabajo está en transformación y necesita un periodismo que ponga a las personas primero.

Tu contribución nos permite seguir marcando agenda con reflexiones de valor e interpelando al mainstream.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¡Sigamos avanzando: productividad y bienestar deben equipararse!

Poder compatibilizar tiempo de trabajo con tiempo personal es un tema que se viene abordando desde hace tiempo con...

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados