Cuando alguien se tiene que alejar

Más leídos

Por Isabel Correa, estudiante de doctorado en psicología PUCV, con 24 años de experiencia profesional en psicología organizacional

Es gratificante dar la bienvenida a alguien que se integra a un nuevo trabajo, quienes nos desempeñamos en gestión de personas, tenemos frecuentemente la agradable misión de dar las buenas nuevas al seleccionado, asimismo, hemos perfeccionado y sofisticado las técnicas para seleccionar buscando minimizar el margen de error, más no ha sido así en el que puede ser un momento menos agradable, la salida. 

En efecto, a pesar de que se ha profesionalizado en lo que va de este siglo, la comprensión e internalización de su relevancia, alcance e impacto en nuestro medio laboral aún dista bastante de estar consolidado. 

Cuando llega el momento de alejar a algún integrante independiente del motivo, habitualmente es difícil, tanto para la jefatura, sus pares y por supuesto, para la persona. 

En estas circunstancias, frecuentemente observamos brechas en el manejo tanto emocional como estratégico del despido en quienes tienen que llevarlo a cabo, quienes lo percibe y ejecutan como una acción puntual y no como un proceso, paso inicial para generar un cambio y contribuir a mejorar las interacciones laborales, la salud mental ocupacional y por ende, la calidad de vida en la organización. Esto cobra particular relevancia ante el aumento de la probabilidad de tener que enfrentarlo:

De acuerdo a la Dirección del Trabajo, en el primer mes de 2023 hubo 42.999 despidos por necesidades de la empresa. Esto es un 5,5% más que en diciembre de 2022 y un 21,8% superior con respecto al mismo mes del año pasado. Los expertos prevén que la cifra siga aumentando, en buena medida, debido al debilitamiento de la actividad económica.

Las circunstancias del alejamiento son variadas y la vivencia de cada quien también, pero es muchas veces una experiencia intensa en la vida de las personas, pues se encuentran frente a una instancia obligada de reflexión frente a su trayectoria laboral y personal independiente de la extensión de ésta, la cual genera emociones encontradas: angustia por lo vivido, recuerdos constantes por el acostumbramiento a una rutina de años en algunos casos, como también esperanzas por la posibilidad de pasar a formar parte de un nuevo proyecto, ya sea personal o en otra organización, crecer y aportar como trabajador/a, no sin una dosis de ansiedad de enfrentar algo desconocido, personas nuevas y múltiples expectativas.

Es un proceso, y como tal, requiere de elaboración, respetando adecuadamente sus tiempos, avances y muchas veces retrocesos, reforzando el punto de que cada uno lo vive de un modo diferente y es necesario conocer estos factores para brindar un acompañamiento efectivo, o desvinculación asistida, es un camino de reconstrucción personal a recorrer para muchos trabajadores/as, como en el duelo.

El proceso de desvinculación asistida es estratégico, beneficia tanto a quien se va, como a quienes se quedan y en consecuencia, a la organización. Para quien se aleja son principalmente:

Consideración de un espacio y tiempo para contener y acoger desde lo emocional a la persona, como también aumentando el autocontrol de los sentimientos que surgen.

Comprensión efectiva de la situación legal del término de contrato.

Facilitación del desarrollo de herramientas para generar mayor control personal sobre el futuro laboral.

Desarrollo de acciones en menos tiempo de búsqueda de trabajo.

Descubrimiento de nuevas alternativas de ocupación, tal vez diferentes a las desarrolladas hasta ese instante que incluso pueden dar un positivo vuelco a su vida.

Para quienes se quedan, son principalmente

Consideración de un espacio y tiempo para contener y acoger la respuesta emocional colectiva que se genera con la salida de uno o más de sus miembros, más aún si la salida fue en términos desfavorables, abrupta, etc.

Manejo comunicacional con mayor eficiencia y transparencia, evitación de rumores, supuestos o malentendidos.

Disminución del tiempo de elaboración de la redefinición del área.

Favorecimiento del clima laboral.

Mejor comprensión de las decisiones que implican cambios para su quehacer.

Los beneficios para la organización pueden verse de manera directa e indirecta, pero no por ello menos relevantes, son principalmente:

Impacto positivo en la imagen institucional, tanto hacia el interior como el exterior.

Favorecimiento de la transparencia y comunicación dentro de la organización.

Evidencia acciones de compromiso y responsabilidad social.

Comprensión de que la desvinculación asistida es una estrategia que favorece las interacciones verticales y horizontales, como también la toma de decisiones.

Ofrece oportunidades de mejora en los equipos, procesos y toma de decisiones para gestionar eficientemente las desvinculaciones.

En efecto, acompañar en el cambio que se produce en los equipos, ya sea al quedar menos miembros o su reorganización, permite una comprensión mejor de la instancia, disminuye la especulación, mejora la comunicación y la transparencia, como también acorta los tiempos de elaboración de la nueva situación.

La organización en su conjunto tiene la oportunidad de evidenciar la responsabilidad social que le compete en el entorno que se desenvuelve y cuida al mismo tiempo su imagen interior y exterior. Esto le permite mantener la coherencia entre sus logros y las personas que le han colaborado para este fin. La experiencia demuestra que estos procesos generan también un clima favorable a los cambios.

Garantiza como punto central, un acompañamiento efectivo a quien sale; un mensaje serio para proveedores y clientes y, finalmente, una mejor perspectiva frente a los/as nuevos trabajadores/as que la organización integrará en el futuro.

Para la persona, constituye una oportunidad de reflexión constructiva de su momento, laboral, que pueda ver diferentes opciones y no solo una nube gris, tal vez sea el instante propicio para hacer un cambio radical en su vida y hacer un giro en sus objetivos laborales, facilitando por el acompañamiento.

En una era de transformaciones sociales, en que la esperanza de vida se extiende y el sentido del trabajo varía y la permanencia en éste es incierta, la salida digna contribuye a tener mejores organizaciones.

¡Co-construyamos RH Management 2030!

Tu aporte mensual nos da independencia y sostenibilidad. El trabajo está en transformación y necesita un periodismo que ponga a las personas primero.

Tu contribución nos permite seguir marcando agenda con reflexiones de valor e interpelando al mainstream.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Navegar la incertidumbre: cómo tomar decisiones estratégicas con información limitada

Tomar decisiones estratégicas en medio de la incertidumbre es un reto considerable para los líderes empresariales. Scott D. Anthony,...

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados