Cepal: Clases sociales y futuro del trabajo en Chile

Este análisis sobre el estado del mercado laboral brinda especial atención a la identificación de los sectores de la población que son vulnerables a la automatización y propone lineamientos para lograr la transición económica y social.

Más leídos

“El futuro del mundo del trabajo ya está aquí, y si no se sientan las bases para que las y los trabajadores logren subirse a la era de la automatización, no sólo habrá consecuencias económicas sino también sociales, ahondando la brecha en la población más vulnerable”. Así resumió para RHManagement Francisca Gutiérrez, directora del Instituto de Gobierno y Asuntos Públicos de la Universidad Austral de Chile e investigadora asociada del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (Coes), el análisis de la Cepal sobre el mercado laboral chileno.

“Clases sociales y futuro del trabajo en Chile”, publicado recientemente, reúne la participación de la socióloga y otros expertos, y comienza abordando el impacto de la crisis sanitaria en el mundo laboral, destacando la pérdida de cerca de un millón de puestos de trabajo durante 2020 y las tasas de desempleo que se mantuvieron alrededor del 8% en 2021, un punto porcentual por encima de los niveles prepandemia.

El documento se basa en investigaciones recientes para demostrar cómo la participación en ocupaciones en riesgo de automatización ha llevado a una disminución del empleo, subrayando las brechas socioeconómicas y educativas que condicionan estos procesos en un país en desarrollo como Chile, lo que acentúa las desigualdades sociales y laborales.

Se adentra en el papel de los sindicatos, evidenciando una posible dualización en el mercado laboral: un sector protegido con trabajadores organizados y otro en crecimiento con menos recursos asociativos. La participación de los sindicatos es clave para morigerar el reemplazo de trabajadores y cautelar las condiciones de los que quedan laborando en el contexto de la transformación productiva.

Para efectos del futuro del trabajo, en este punto Chile presenta una tendencia positiva. “Si uno hace una foto hoy día, el sindicato en Chile es débil porque está concentrado en la gran empresa y el porcentaje de trabajadores que sindicalizados es en torno al 20%. Pero se ha visto, desde 2006 en adelante, una tendencia hacia la revitalización: Chile es uno de los países con mayor confianza en sus sindicatos, a nivel de OCDE, y esta diferencia se da porque a diferencia de Argentina, por ejemplo, el sindicato no es sinónimo de militancia política”, dijo la analista. 

El informe propone una serie de recomendaciones de políticas públicas para abordar estos desafíos, como el fortalecimiento de la educación para el futuro laboral, la protección social y la necesidad de actualizar la regulación laboral para adaptarse a los cambios tecnológicos. También resalta la importancia de la recopilación de datos laborales precisos para anticipar las necesidades del mercado laboral.

Finalmente, subraya la importancia del diálogo social para mitigar las desigualdades y garantizar una distribución más equitativa de los beneficios de los cambios tecnológicos. Destaca el ingreso básico universal como parte de las medidas para contrarrestar los efectos de la adopción de la tecnología, enfatizando la necesidad de abordar estas transformaciones desde una perspectiva amplia que incluya la regulación, la protección social y el fortalecimiento de las capacidades laborales.

En el nuevo escenario las habilidades blandas serán requeridas y en esto el entorno en general, tanto las autoridades como las instituciones, tienen la responsabilidad dar cabida en la agenda a esta transformación en la educación para el trabajo, y generar los proyectos que permitan reforzar habilidades de comunicación, de negociación, de reinvención, por mencionar algunas. 

¿Cómo podemos empezar a impulsar rápidamente estas habilidades, cuando la política pública tiende a demorarse en su formulación y llegar tarde? “Si entendemos la urgencia de los cambios, podemos ver que toda la sociedad puede impulsarlos desde hoy, a nivel de profesores que puedan empezar a poner en práctica estos temas en el aula y también en las casas, para que no haya una discordancia con lo que se transmite por distintas vías las habilidades que empiezan a valorarse en el entorno del trabajo”, concluyó Gutiérrez.

Para ver el informe completo de Cepal “Clases sociales y futuro del trabajo en Chile” ingrese acá 

¡Co-construyamos RH Management 2030!

Tu aporte mensual nos da independencia y sostenibilidad. El trabajo está en transformación y necesita un periodismo que ponga a las personas primero.

Tu contribución nos permite seguir marcando agenda con reflexiones de valor e interpelando al mainstream.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La Coalición Mundial por la Justicia Social y nuestra responsabilidad colectiva

Por Fabio Bertranou, director de la Oficina de la OIT para el Cono Sur de América Latina Ante las múltiples...

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados