¿Castigar al mentiroso?

Más allá de la evidente connotación ética que tiene la mentira y sin pretender exculpar a quienes incurren en ella, es interesante observarla desde el punto de vista de cuáles son los entornos y ambientes emocionales en las empresas donde ella emerge en forma casi espontánea. [PUBLICADA EN RHM 8, MARZO 2007]

Más leídos

Divorcio cultural: las brechas culturales entre startup y corporación

Por Ramiro Blazquez, director del diplomado de innovación en gestión de personas y people analytics , Unab, CCO VDH...

¿Salir de las cavernas? Normas laborales para la nueva constitución avanzan en mínimos civilizatorios

Normas laborales aprobadas por amplia mayoría en el pleno de la Convención Constitucional, sólo ponen a Chile a la...

Seguridad psicológica: Una necesidad urgente de rehumanizar las organizaciones

Por Paola Canessa Derout, psicóloga, agile coach y consultora organizacional. La seguridad psicológica, según Amy Edmondson, es la “creencia...

Por Rodrigo Morrás. Director académico del diploma en dirección de servicios UAI. Ingeniero civil, profesor, director y asesor de empresas.


Más allá de la evidente connotación ética que tiene la mentira y sin pretender exculpar a quienes incurren en ella, es interesante observarla desde el punto de vista de cuáles son los entornos y ambientes emocionales en las empresas donde ella emerge en forma casi espontánea. Por ejemplo, en ambiente donde las expectativas, metas o exigencias son amenazantemente altas en relación a las competencias y recursos disponibles, las personas pierden confianza en si mismas, evitan exponerse y mostrarse tal cual son, adoptando una actitud defensiva ante el devenir, más calculadora, intentando controlar permanentemente salir bien en fotos que inevitablemente (como consecuencia de la brecha estructural) salen malas o feas. Esta tensión estructural tarde o temprano termina por derribar las reservas morales a omitir, tergiversar, manipular y finalmente mentir, en busca conciente o inconcientemente de un puente artificial que resuelve la brecha. Este fenómeno resulta más intenso, cuando a la brecha estructural anterior se le agrega una historia personal exitosa y el dominio de la asimetría en las relaciones entre empleados y directivos o entre directivos y accionistas. La asimetría por una parte agrava el significado del fracaso o la decepción, y por otra, dificulta los espacios de comunicación que permitirían hacer conciencia compartida de la brecha estructural y posiblemente encontrar medidas efectivas para cerrarla. Me parece que hoy en Chile, estas dos condiciones ambientales (brecha estructural y asimetría) y su resultante actitud defensiva y de autoprotección están presentes en muchas organizaciones. Así y como consecuencia de lo anterior queda abierta una pregunta a los directivos o a los accionistas ¿Aumento la presión y continuo juzgando y castigando “al mentiroso” o abro los espacios de comunicación para crear la confianza que permita acceder a los juicios de imposibilidad o las incompetencias, que tienen a mis equipos defensivos e infantiles?


PUBLICADA EN RHM 8, MARZO 2007.

¡La sustentabilidad de RH Management requiere tu apoyo!

En RH Management defendemos un periodismo independiente, crítico, innovador y de calidad. Nuestra trabajo no solo es informar, sino también ayudar a rehumanizar el management y apoyar las ideas y prácticas que puedan mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Para lograrlo necesitamos el apoyo de personas como tú.

Donación mensual

La Fageda: cuando la locura empresarial social y rentable, produce dignidad humana

Por Fernando Véliz Montero, autor y speaker internacional.  Tuve la suerte de conocer a Cristóbal Colón, “el bueno”, como él...

Últimas noticias

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Artículos relacionados

- Advertisement -