Capital psicológico positivo y desempeño de los trabajadores

Más leídos

Por Ignacio Fernández, conferencista, autor y consultor en liderazgo redárquico y equipos efectivos. Socio LEAD Institute.

Una investigación realizada en Chile por Macarena Arriagada, Lía Contador, Dennis Isaac, Francisca Nicolás y Emilio Uribe demostró que existe una correlación de 0,84 entre el capital psicológico positivo y el desempeño de los trabajadores.

Las aplicaciones organizacionales de la psicología positiva han generado un cuerpo de conocimientos en que aparecen los conceptos de comportamiento organizacional positivo (definido por Luthans) y el conocimiento organizacional positivo. El concepto “capital psicológico positivo” alude a un estado de desarrollo psicológico positivo del ser humano, caracterizado por cuatro variables: autoeficacia, optimismo, esperanza y resiliencia.

La autoeficacia, en contextos organizacionales, es la convicción y confianza del colaborador, sobre sus habilidades para impulsar la motivación, recursos cognitivos y/o cursos de acción necesarios para ejecutar exitosamente una prueba específica en un contexto dado.

El optimismo alude a un estilo de pensamiento explicativo, que atribuye los eventos positivos a causas internas, permanentes y penetrantes, y los eventos negativos a motivos de origen externo.

La esperanza es la capacidad percibida para llevar a cabo acciones que encaminen a una meta deseada, a través de la propia motivación y el pensamiento efectivo. Ayuda a personas a enfrentar obstáculos en el trabajo.

La resiliencia es tener la capacidad de recuperarse frente a la adversidad, el fracaso, o incluso cambios positivos que pueden parecer abrumadores.

Los estudios demuestran que la inversión en el capital psicológico positivo de las personas tiene directa relación con los resultados y algunas de sus palancas causales: aumenta el nivel de productividad, impulsa a asumir mayores responsabilidades, aumenta la efectividad decisional al reducir el impacto de los estresores y problemas organizacionales, fortalece las competencias de liderazgo al mejorar las capacidades emocionales de las jefaturas, y aumenta la percepción del trabajo como fuente de bienestar.

La correlación de 0,84 entre el capital psicológico positivo y el desempeño es una evidencia local significativa para desarrollar programas de potenciamiento de las fortalezas de las personas en el trabajo y programas de liderazgo que pongan el acompañamiento y la cercanía con los colaboradores en el centro de la estrategia de gestión de personas.

Esta columna fue publicada en RHM 69, julio 2013

¡Co-construyamos RH Management 2030!

Tu aporte mensual nos da independencia y sostenibilidad. El trabajo está en transformación y necesita un periodismo que ponga a las personas primero.

Tu contribución nos permite seguir marcando agenda con reflexiones de valor e interpelando al mainstream.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Son tiempos para un nuevo juego

Por Gustavo dos Santos, CEO de Human Stadium y especialista en empleabilidad. Vivimos en un mundo desbocado, casi fuera de...

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados