Viendo enemigos donde no hay Opinión

Estamos en un momento de la sociedad en que la diversidad y la inclusión empiezan a tomar un espacio en lo legal, en lo regulatorio. Mas no está maduro aún en las conversaciones cotidianas.


Captura de pantalla 2017-05-22 a la(s) 23.08.15Por Sergio Vergara, fundador y gerente general de Partners & Success

 

 

 
 


Hace unos días atrás posteé en mi Facebook un vídeo con el punto de vista político de un analista nacional. La reacción de mis amigos me llamó la atención. Dependiendo del color político algunos lo encontraron fantástico y lo re postearon. Otros discreparon y algunos directamente se refirieron al vídeo de manera tajante, categórica tratándolo como una “estupidez”. Me sorprendió que en ese contexto protegido por el hecho de que son todos amigos lo que podía observar era una pequeña muestra de lo que pasa en la sociedad y también en la empresa: las personas al dar sus opiniones tienden a polarizarse, volviéndose radicales y hasta agresivos.

Estamos en un momento de la sociedad en que la diversidad y la inclusión empiezan a tomar un espacio en lo legal, en lo regulatorio. Mas no está maduro aún en las conversaciones cotidianas.

Miremos algunas de las causas. Desde el lado de la racionalidad, muchas personas cuando opinan confunden opinar con dar la solución. Caemos presos de la “ilusión de los extremos”: creer que cuando apoyamos algo, por ende, tenemos que estar en contra de lo distinto. Como si dos cosas contradictorias no pudieran existir. Así si alguien dice “me parece muy interesante esta idea”, otros piensan “entonces no le gustó esta otra”. O si dice “apoyo lo que dice tal persona”, otros piensen “entonces no nos apoya a nosotros”. Vemos enemigos donde no hay.

Desde la perspectiva de la emoción, también pasa que se tiende a creer que en la medida que algo me toca emocionalmente, eso está por sobre cualquier cosa y si así lo siento, el otro tiene que aceptar eso irrefutablemente como lo correcto, viendo innecesario verbalizar mis significados. Me ha tocado ver líderes o dirigentes sindicales que toman como ley lo que la gente expresa sobre temas de la empresa por las redes sociales. “Es lo que la gente quería”. Sin haber iniciado un proceso previo de discusión que permita llegar a desarrollar las propias ideas y profundizar en el significado de lo que se quiere decir. Las personas tomamos mejores decisiones en la medida que hemos podido discutir en profundidad sobre lo que creemos o sentimos, ampliando las perspectivas.

En una sociedad diversa y en organizaciones que enfrentan cada vez más problemas que requieren del cambio en las mentalidades de personas, necesitamos aprender a sostener conversaciones exploratorias. Una conversación así busca primero que nada desarrollar una idea o perspectiva en conjunto con otros. Pensar en colectivo. No decidir aún. Las ideas no se desarrollan sino pueden ser expresadas. Y el que se vayan transformando en el diálogo con otros no es sinónimo de que estuvieran equivocadas al inicio. Al contrario. Refleja que vamos madurando la idea en conjunto.

La palabra dialógico significa que las personas aprendan a discutir sobre la base de la validez de sus argumentos y no sobre el poder que tengan. Padres que estimulan debatir con sus hijos y no contra ellos. Profesores que estimulan a sus alumnos a desarrollar sus ideas. Jefes que buscan en sus reuniones que la gente aclare sus puntos de vista, yendo al grano y no cayendo en la descarga emocional.

Las conversaciones exploratorias en la empresa son la base para la innovación, para resolver problemas de fondo que se pueden haber estancado, como mejorar la gestión de seguridad o la colaboración inter áreas. A nivel de la sociedad, vienen tiempos difíciles. Estaremos llenos de incertezas. Y si no damos espacios a las conversaciones exploratorias nos volveremos intolerantes. Reduciendo la capacidad de crear nuestras propias soluciones. De ser más inteligentes colectivamente.

Producción RH Management

Summary
Viendo enemigos donde no hay
Article Name
Viendo enemigos donde no hay
Description
Estamos en un momento de la sociedad en que la diversidad y la inclusión empiezan a tomar un espacio en lo legal, en lo regulatorio. Mas no está maduro aún en las conversaciones cotidianas.
Author