Editorial: Crecimiento que preocupa Opinión

editorial rhm 117

Hace muy poco supimos que la cifra del Imacec de abril del 2018 llegó a un 5,9%, la mejor cifra mensual en 6 años. Muy contentos los economistas de siempre y el entusiasmo también se traslado a La Moneda. Es más el Presidente de la República dijo que “significa más y mejores empleos, significa mejores salarios”. Este es un mantra que lo venimos escuchando por lo menos hace más de 30 años, “si se crece, todos ganan”. Sin embargo, los hechos y los números indican que es una falacia, y es todo lo contrario. Por desgracia el crecimiento es sólo para algunos y al resto les llega el chorreo.

En RHM 117 mostramos algunas ideas e indicadores que lo avalan. ¿Es el crecimiento lo que necesitamos para llegar al desarrollo y garantizar bienestar a nuestros trabajadores y trabajadoras?


9b24870c-336e-4cb5-a232-2c09bed2c132Por Patricio Rifo, director RH Management.

 

 

 


Raj Sisodia, el fundador y líder del capitalismo consciente, afirma que “la diferencia más importante entre un negocio consciente y uno tradicional es que el negocio consciente se forja desde la preocupación por las personas como seres humanos, se construye desde el amor. Y el negocio tradicional sólo nace desde el interés personal que se define muy limitadamente a cómo hacer dinero”.

Acá se crece para hacer dinero, y no hay más. Y en esta larga y angosta faja de tierra sabemos mucho de especulación financiera y generar utilidades para muy pocos. ¿A quién beneficia el crecimiento? Dentro de los países de la Ocde Chile es el país más desigual. El 20% más rico concentra el 72% de la riqueza.

Aldo Calcagni, doctor en filosofía, académico y coach, nos muestra que no todos los crecimientos son buenos. Por ejemplo, el actual modelo de económico está colapsando el planeta a raíz del cambio climático y las empresas tal cual como funcionan hoy desaparecerán en los próximos 50 años. Sisodia al respecto nos dice: “si sólo te enfocas en hacer dinero, terminas explotando a tus trabajadores, terminas exprimiendo a tus proveedores, imponiendo cargas a la sociedad, dañando el medio ambiente”.

Por lo tanto, si repetimos y alabamos el crecimiento como disco rayado perdemos la brújula y tapamos el sol con un dedo. Y el engaño no termina ahí. ¿El crecimiento asegura mejores salarios? En otros lugares sí, en nuestro país no. Más trabajo sí, pero precario. Ahí están los números para confirmarlo. Desde los datos entregados por la Encuesta Casen la Fundación Sol nos muestra que la mitad de los trabajadores en Chile percibe menos de $300.000 líquidos.

Entonces, ¿debe ser crecimiento nuestra principal preocupación? ¡No lo es! Las gerencias RH en los próximos años no sólo tendrán que liderar la búsqueda de fórmulas para mejorar los sueldos sino que también deberán enfrentar una fuerza laboral más envejecida y pobre. Hoy nuestros “viejos” reciben $191.331 de pensión en promedio. Otro de sus desafíos será el índice gini. La media en la Ocde es de 0,318 y la de Chile es 0,465. Sisodia lo señala en nuestra entrevista: “durante los últimos 30 años el salario de los trabajadores aumentó básicamente cero y el salario de los CEO creció un 930%, en los Estados Unidos. Y la misma historia es así en muchos países. Así que las compañías están operando de una manera en que exprimen a los trabajadores para pagarles lo menos posible, exprimiendo, además, a sus proveedores”.

Estas formas de hacer negocio y ganar dinero sin límite es a costa de los trabajadores y de la Tierra. Nuestros reportaje principal devela el malestar, el sufrimento y el agobio que padecen millones de seres humanos todos los días como consecuencia de este paradigma. Según la Superintendencia de Seguridad Social, Suseso, los riesgos psicosociales, el estrés, sólo “crecen” en Chile y no es noticia de primera plana. Casi todos los expertos coinciden en que las formas de organizar el trabajo están en crisis y son las que generan las enfermedades mentales. En nuestro país las enfermedades relacionadas con la salud mental son las que han crecido exponencialmente en el trabajo, en los colegios, en las universidades, en los hospitales… Suicidios, cansancio, depresión, angustia, pena, rabia no son excluyentes a unos pocos. ¡Es una pandemia que está en todos lados! No obstante, en los pasillos del poder festejan una vez más esta manera de crecer. ¿Más codicia y avaricia? Acá no festejamos, nos preocupamos.

Publicado en revista RH Management 117.