Construir con los que piensan diferente Opinión

Captura de pantalla 2018-01-26 a la(s) 08.16.49

¿Cómo incorporar la subjetividad de las personas? es una necesidad competitiva para las empresas. Sin embargo, pone un desafío a la lógica racionalista que ha sido el paradigma gobernante hasta ahora en el mundo empresa.



Estamos en un momento de la historia, en que como nunca antes surge el valor de lo subjetivo. Donde cada individuo aspira a que sus propios anhelos, características, historia, realidad y condiciones sean legitimadas por la sociedad. Esa mirada se ha contrapuesto con la mirada técnica y experta que ha reinado por siglos. No importa lo que digan los expertos, grandes masas de personas sienten que si creen, se puede lograr. Que es tan importante (y puede ser más importante aún) hacer la acción que se considera justa o democrática, por sobre aquello que funcione.

Tal emergencia y validación de lo subjetivo ha resultado complejo de integrar. A nivel de las empresas, la subjetividad es algo que históricamente no ha estado dentro del ideario ni de la retórica propia de la administración, pues la lógica empresarial siempre ha sido técnica, experta, racional, con alta valoración del argumento numérico, “no se puede administrar lo que no se puede medir”. Este enfoque, plenamente vigente y válido en la forma de administrar y hacer empresa, se ve enfrentado a presiones sociales sobre ser una empresa socialmente responsable e integrada al grupo social que la rodea y con quienes interactúa, recibiendo validación o crítica. Estas dos, empresa y sociedad, han estado históricamente unidas a los conceptos de empleo, crecimiento, desarrollo, más no a validez social, participación, inclusión e igualdad.

A nivel de las personas, del individuo singular, también es un desafío. Extrapolamos nuestros aprendizajes y maneras en que fuimos formados a la manera en que nos relacionamos. La discusión de quién tiene la razón, o quién está en lo correcto, qué es lo más lógico, es la tónica común. En esa lógica hay ganadores y perdedores. Vencedores, que tenían argumentos más poderosos que los vencidos. Pero esa lógica hoy no es suficiente.




No es que todo se haya vuelto relativo. Nadie discute que se necesite ganar dinero para poder vivir. Pero sí de qué manera, cuánto trabajar, en qué y lo más importante, qué es justo y que no. No es sólo la pregunta histórica de cuánto repartir. Es más profundo. Los hijos quieren que sus temas personales sean tomados más en serio por sus padres, legitimidad en la discusión. La perspectiva de alguien que mira el mundo desde otra opción (sexual, religiosa u otra) aspira no solo a ser escuchada, como se escucha a una minoría, sino para ser entendida, legitimada y por tanto integrada al resto del grupo social.

¿Cómo incorporar la subjetividad de las personas? es una necesidad competitiva para las empresas. Sin embargo, pone un desafío a la lógica racionalista que ha sido el paradigma gobernante hasta ahora en el mundo empresa.

Así entonces, nos enfrentamos hoy al dilema de cómo entender y más aún incorporar la subjetividad de otro, sin que esto signifique necesariamente encontrarle razón. Algo completamente nuevo para la tradicional perspectiva racional. ¿Para qué necesitar entender a otro si se piensa que está equivocado? ¿Cómo entender la perspectiva de otros sin caer en que todo se vuelva relativo? Todo esto se vuelve un desafío cotidiano, pues aquello que es verdad para otro, puede ser entendido, comprendiendo su contexto, es decir, desde qué experiencias o historia construye sus significados. Y entendiendo esto, se pueden crear conexiones que permitan crear nuevos significados compartidos. Este tipo de diálogo es mucho más horizontal y menos jerárquico que el paradigma racional. Todo un desafío.

Producción RH Management
Publicado en revista RH Management, edición 112.

Summary
Construir con los que piensan diferente
Article Name
Construir con los que piensan diferente
Description
¿Cómo incorporar la subjetividad de las personas? es una necesidad competitiva para las empresas. Sin embargo, pone un desafío a la lógica racionalista que ha sido el paradigma gobernante hasta ahora en el mundo empresa.
Author