lunes, septiembre 21, 2020

Programa internacional de la Universidad de Pensilvania: Una mirada externa

Un grupo de estudiantes estadounidenses de postgrado se sumergió durante una semana en la dinámica organizacional chilena, nuestra cultura y nuestra historia.

Más leídos

“Los líderes narcisistas están arruinando las empresas”

El ejecutivo profundizó en las ventajas corporativas de un liderazgo humilde, en los efectos devastadores de los...

El teletrabajo en Chile: “una bomba de tiempo”

Hace rato que en Europa, Francia y Alemania sobre todo, existe una regulación clara para el teletrabajo....

Liderazgo e inteligencia emocional

Por Felipe Landaeta. Profesor Escuela de Psicología, UAI. Mg. en Psicología de las Organizaciones, UAI. PhD en Psicología...

Es un postgrado de la Universidad de Pensilvania que en otras oportunidades ha llevado estudiantes a a Suiza, India, Corea, Francia y Panamá, entre otros lugares, y este año decidieron venir por primera vez a Chile. Se trata de un programa internacional que forma parte del Máster en Ciencias en Dinámica Organizacional que dicta la universidad estadounidense, donde entre los doce cursos que los alumnos deben aprobar se encuentra un viaje a algún país donde puedan conocer otras perspectivas en la gestión de negocios asociada a la dinámica organizacional. El curso fue dictado por el Dr. Mathias Kirchmer, profesor de origen alemán con fuertes lazos con nuestro país, pues su esposa es chilena y viaja con frecuencia a dar clases en la Universidad de Chile. Es así como un grupo de nueve estudiantes se inscribieron voluntariamente para pasar una semana en Chile en el programa “Excelencia en Procesos en Sudamérica – Chile en su Camino hacia la Productividad y el Desempeño”.

Ana Margarita Olivos, gerente general de Humana Consultores, Máster en Ciencias de la Universidad de Pensilvania y profesor asistente de este curso en Chile, cuenta que “la intención era que vieran distintas industrias no sólo de temas variados sino también de diferentes tamaños y formatos, para que aprendieran también algo de la cultura y de cómo esto cruza la forma en la que se hace negocios en Chile”. Estuvieron en la Universidad de Chile, en la Universidad Diego Portales, en el club de la Unión, el Museo de la Memoria, BCI seguros, visitaron a microempresarios del Valle de Casablanca (Wine Not), productores de quesos, de vinos, de miel y empresas de otros rubros, como Codelco Casa Matriz, Codelco División Ventanas, la empresa Improvider, Fundación Chile y Génesis, una empresa de negocio de capitales. “La idea era que los alumnos fueran comprendiendo cuáles son los factores que facilitan u obstaculizan la gestión de los negocios”, cuenta la ejecutiva, agregando que luego de una semana intensa de visitas y actividades sociales de camaradería, los estudiantes escriben un paper de análisis e integración, se realiza una clase de cierre en Filadelfia y luego se evalúa a los estudiantes.

Lo más relevante de este programa, según Ana Olivos, es que los alumnos se sorprendieron al encontrar un país más desarrollado de lo que ellos esperaban y se sorprendieron con la forma de cómo se hacen negocios a pesar de tener tantas limitaciones, como por ejemplo en términos de recursos geográficos y tecnológicos. Adicionalmente, pudieron considerar aspectos culturales: “estilos de trabajo, expectativas de desarrollo, los efectos de las decisiones económicas y políticas de nuestro país y el rol del estado en las organizaciones chilenas”, cuenta Olivos.

Ana Olivos destaca como marco más amplio de este programa la idea de que las empresas puedan comenzar a considerar los aspectos interpersonales dentro del desarrollo de las organizaciones: “Especialmente asociados a las dinámicas de una organización como un eje fundamental para promover el desarrollo sustentable de las empresas, a mi juicio no es posible mirar a las empresas sin mirar a las personas y no es posible que sigamos mirando que las optimizaciones vayan solo a nivel de procesos y no fuertemente orientadas al desarrollo de quienes trabajan en ellas, sus ideas y sus propuestas. Eso es fundamental, si lo entendemos como país vamos a mejorar muchísimo”, sentencia.

Lo bueno y lo impactante

Para el profesor a cargo de este programa internacional, Dr. Mathias Kirchmer, “es interesante ver cómo Chile, como país emergente, administra su productividad y su desempeño para dar sus últimos pasos hacia el desarrollo. Los estudiantes quedaron impresionados por lo amable y abiertas que son las personas en Chile, su gran infraestructura y su relativa estabilidad comparado con otros países de la región. Fue muy interesante también ver emprendedores de diferentes sectores industriales que construyen su camino al éxito y al mismo tiempo gerentes de organizaciones más grandes emocionados con el uso de nuevas tecnologías. Sin embargo, es impactante ver la dependencia de Chile del cobre y lo poco que ha sucedido para reducirla. En general, parece ser una cultura que no está muy emocionada con cambiar sino más enfocada en conservar las cosas como están”, opina el académico.

Kirchmer señala que en este tipo de experiencias, los estudiantes pueden ver de otra forma la manera en que se administra el desempeño en su propio país: “Pueden comparar cosas con un país como Chile y ver las ventajas y desventajas de forma más clara. Además, aprenden a hacer negocios en y con el mercado chileno y se preparan para la economía global, para la ‘tierra plana’”, explica.

Habiendo viajado a Chile anualmente desde hace 15 años, Kirchmer asegura estar impresionado por el desarrollo del país, sus universidades y sus empresas: “Ahora puedo dar una conferencia en inglés sin traducción y hace diez años eso no era posible. Todavía hay mucho para progresar pero creo que el país avanza en buena dirección”, asegura.

La visión de los alumnos

Para Tracy Hawkins, gerente de Operaciones y Administración en la división de Servicios de Negocios de la Universidad de Pensilvania, la base académica del viaje fue sustancial. “Nuestras visitas a una amplia gama de individuos y organizaciones nos entregaron una perspectiva más amplia de la cultura chilena, los negocios, la academia y las personas. Aprendí muchísimo esa semana”, asegura la aspirante a Máster en Ciencias. Cuenta que las visitas a la Universidad de Chile y a la Diego Portales les entregaron un buen sentido de la investigación académica y el hecho de reunirse con grandes empresas les entregó una imagen de la cultura corporativa en nuestro país. Pero ella lo que más destaca son las reuniones con los emprendedores: “Demostraron la profundidad de su visión de futuro y su ambición, en el buen sentido”, dice la ejecutiva.

Con respecto a la dinámica organizacional, Hawkins cuenta que quedó impresionada con el respeto que cada individuo mostraba por el otro en cada lugar que visitaron. “No sólo de subordinado a supervisor, también de supervisor a subordinado y entre pares. Y no creo que esta haya sido una ‘cara pública de ellos, sino que así se tratan todos los días. Yo siento mucho que eso no se encuentre presente en muchas organizaciones de los Estados Unidos”, asegura.

De la clase a la realidad

Katherine Watkins, gerente de Servicio al Cliente en The Wharton School, ´señala que el viaje fue muy bueno desde todo punto de vista, pero especialmente desde la perspectiva académica. “Pudimos tomar conceptos que se habían revisado en el salón de clases, en libros de texto y ver cómo funcionan en una cultura diferente. Por ejemplo, nos enfocamos en Gestión de Procesos de Negocios y habíamos leído libros sobre el tema y asistido a conferencias pero fue muy interesante ir a Chile y ver los conceptos ahí en frente de nuestros ojos. Nos encontramos con otros académicos en dos universidad diferentes y recibimos su opinión tanto desde la perspectiva psicológica como sociológica. Fue realmente iluminador”, asegura la ejecutiva.

Para ella, hubo dos dinámicas organizacionales que fueron más relevantes. Una tiene que ver con las interesantes investigaciones del Programa de Estudios Psicosociales del Trabajo en la Universidad Diego Portales sobre igualdad de género y violencia en el lugar de trabajo. Y la otra, una pequeña empresa nueva de tecnología llamada Inprovider, que mira cómo las distintas compañías hacen negocios y determinan formas en las que pueden mejorar con el uso de tecnología.

Para George Riley, otro de los estudiantes candidatos al Máster, “el equilibrio permanente de tradicionalismo y modernidad es una perspectiva interesante para alguien que viene de afuera. Mirar cómo va surgiendo la economía mientras visitábamos a los dueños de pequeñas empresas que se especializan en la producción de miel o de vino y organizaciones innovadoras que se abren camino al futuro. Por supuesto, uno no se olvida que el cobre es lo que impulsa la industria en Chile”, relata.

Riley destaca la dinámica organizacional más relevante que pudo ver en nuestro país, que para él es el surgimiento de la energía solar y la oportunidad que va a ofrecer la industria en términos de sustentabilidad y empleo. “Adicionalmente, el matrimonio entre lo público, lo privado y los sectores sin fines de lucro es una dinámica interesante desde mi perspectiva”, señala.

Evolución cultural

Michael Teti, ejecutivo de la industria automotriz, quien también asistió a este programa, piensa que gran parte del crecimiento económico de Chile va a provenir de empresas pequeñas y medianas a medida que van creciendo. “La cultura de estas organizaciones más pequeñas, en muchos casos todavía lideradas por sus fundadores, se tienen que adaptar rápidamente a operar regional o globalmente en la esfera digital, en un país donde una buena parte de la población sigue funcionando de manera análoga”, señala. Teti opina que las evoluciones culturales son difíciles de administrar y que la psicología organizacional puede ser un elemento clave para navegar estas transiciones, así las pequeñas y medianas empresas se pueden volver negocios viables que ayuden a Chile a superar la dependencia de la minería.

Para él, la dinámica más relevante que vio fue el choque de culturas que causa la inequidad en Chile: “La brecha entre los que tienen y los que no se ve más amplia que en los Estados Unidos. Para que su economía avance, Chile no puede sólo llevar a la gente por encima de la línea de pobreza, tienen que desarrollar una clase media fuerte. La falta de manufactura como impulso económico crea una situación desafiante que puede limitar la movilidad de la clase media”, opina.

Producción RH Management.
Publicado en Revista RH Management, edición 108.

¡Te necesitamos ahora!

En RH Management defendemos un periodismo independiente, crítico, innovador y de calidad. Nuestra trabajo no solo es informar, sino también ayudar a rehumanizar el management y apoyar las ideas y prácticas que puedan mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Para lograrlo necesitamos el apoyo de personas como tú.

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Innovar, Con-vivir y Amar

Por Carlos Vignolo, académico del departamento de ingeniería industrial, Universidad de Chile. Hay personas...

Últimas noticias

Pospandemia: caminos para recuperar el empleo vía relaciones laborales inclusivas

Por Sebastián Ugarte, Ph.D. in business and management, University of Manchester, United Kingdom y qcadémico FEN Universidad de Chile y Ángel Martín, máster...

Innovar, Con-vivir y Amar

Por Carlos Vignolo, académico del departamento de ingeniería industrial, Universidad de Chile. Hay personas que aún creen, a pesar...

Tolerancia, Maturana y Goethe

Por Gastón Held y Gastón Suárez, ingeniería industrial, Universidad de Chile. En estos tiempos de creciente crispación en nuestra...
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Artículos relacionados

- Advertisement -