domingo, septiembre 27, 2020

Felicidad en Chile: ¿Qué responsabilidad tienen las empresas?

Hace unas semanas, la ONU reveló los resultados del informe mundial de la felicidad 2018, donde Chile se ubicó en el lugar 25, transformándose en el país más feliz de la región. Conversamos con los destacados académicos Paula Ascorra y Wenceslao Unanue para dilucidar qué rol juegan las organizaciones chilenas en la felicidad de la sociedad.

Más leídos

“Los líderes narcisistas están arruinando las empresas”

El ejecutivo profundizó en las ventajas corporativas de un liderazgo humilde, en los efectos devastadores de los...

El teletrabajo en Chile: “una bomba de tiempo”

Hace rato que en Europa, Francia y Alemania sobre todo, existe una regulación clara para el teletrabajo....

Liderazgo e inteligencia emocional

Por Felipe Landaeta. Profesor Escuela de Psicología, UAI. Mg. en Psicología de las Organizaciones, UAI. PhD en Psicología...

Wenceslao Unanue

Wenceslao Unanue

“La felicidad es un concepto complejo”, parte explicándonos Wenceslao Unanue, profesor asistente de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez y co-director del diploma en felicidad organizacional de la misma casa de estudios. Nos cuenta que hay dos maneras de comprender la felicidad. “Algunas personas la entienden como una mezcla de estar satisfecho con su vida, experimentar una gran cantidad de emociones positivas, como alegría, determinación, y bajas emociones positivas como no andar enojado por la vida, no andar amargado. Otra forma de verla, viene del mundo aristotélico, en el que la felicidad no sólo son emociones positivas sino que además es plenitud, encontrarle sentido a la vida, ser parte de la sociedad, trascender”, sostiene.

Bajo este punto de vista, cabe preguntarse qué es lo que necesitamos como país avanzar en el ranking y por qué estamos tan lejos de alcanzar los niveles de felicidad de países como Finlandia, Noruega y Dinamarca.

Unanue dice que, en primer lugar, “estos países han conseguido un nivel de ingreso alto, decente e igualitario, por lo que tienen una desigualdad muy baja”. Por otro lado, y desde un punto de vista más crítico, Paula Ascorra, directora de la Escuela de Psicología de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), analiza cómo está configurado el estudio, y explica “que la forma cómo está construido -el ranking- posiciona de una u otra manera el hemisferio norte, o los países occidentales, en desmedro de otros. Y en ese sentido, los países logran puntuar alto porque el resto siempre vamos a marcar bajo”. De este modo, sugiere que “otra forma de valorar el índice sería medir un país en comparación con sí mismo”.

Profundizando en las razones de por qué estamos en el lugar 25 del ranking mundial de la ONU, Wenceslao afirma que nos falta asumir como sociedad que la felicidad no es un tema individualista, y que de este modo, las empresas chilenas deberían entender su responsabilidad moral con la felicidad de sus colaboradores. “En la medida que las personas son más felices, funcionan mejor en las organizaciones en términos de tener mejor salud mental, menos nivel de estrés, son más creativos, e incluso se ha encontrado que las personas, en términos subjetivos, son mejor evaluadas por sus jefes, por ejemplo”, asevera. Asimismo, sostiene que “a la vez hemos encontrado que hay un link reverso, porque cuando las personas son más felices en sus trabajos, por ejemplo, tienen más satisfacción con lo que hacen, le encuentran más sentido a su vida, sienten que hay más trascendencia, son más autónomos en sus funciones del día a día, eso los hace ser más felices en sus vidas”. Y agrega: “entonces hay un link tremendo, la felicidad en la vida te hace funcionar mejor en la organización. Pero además de la felicidad en la organización, te hace funcionar mejor en la vida, y hasta ahora lo que nosotros hemos visto, es que esto no ha permeado en el ámbito de las organizaciones en Chile, en términos de entender la responsabilidad que tienen las empresas. Porque se podría decir «pero la felicidad es individual, ¿por qué se van a preocupar las empresas?”. ¡Tienen que preocuparse porque es un desafío moral! Si las empresas logran que las personas estén más satisfechas y felices en su trabajo, eso se traducirá en sus vidas, y viceversa. Del mismo modo, tendrán mejor salud física y mental, serán más altruistas, más sociables, cuidarán mejor a sus hijos, tendrán mejores relaciones de pareja, y por lo tanto, la sociedad irá mejorando, no solo el individuo”, concluye.

La felicidad en disputa

Gerson Volenski

Gerson Volenski

En el dossier La felicidad en disputa, editado por RHM el 2013, los expertos Gerson Volenski, director del máster en dirección de personas y organizaciones de la Universidad Adolfo Ibáñez, y socio de Surlatina Consultores, y Christian Weldt, profesor de la Universidad Adolfo Ibáñez y de la Universidad de Concepción, consultor y socio de la empresa VE Consultores, cuentan que “el trabajo y los síntomas de estos tiempos resulta alarmante notar que en muchos casos el mundo del trabajo no está cumpliendo con la demanda de las personas por espacios y dinámicas que potencien el crecimiento y bienestar. Según datos de un estudio del 2012 de la Escuela de Psicología de la Universidad Adolfo Ibáñez junto a la consultora Visión Humana, el nivel de satisfacción en el trabajo es tan sólo del 38% y seis de cada diez personas declara sentirse un poco o muy estresados”.

Vicente Sisto, psicólogo y académico en Escuela de Psicología PUCV, en este mismo dossier opina que “la búsqueda de una mejor calidad de vida para las personas en la organización siempre ha sido un objetivo explícito o implícito para recursos humanos. Por ello las metas de la psicología positiva aparecen como altamente consistentes. Interesada en incrementar la satisfacción, estimular la conducta ética, la creatividad, la proactividad y la reducción de conflictos, la psicología positiva se instala como un nuevo referente para la gestión de personas. Por ello no extraña la aparición de instrumentos de medición de felicidad, consultoras especializadas, programas académicos, como el diplomado en Felicidad Organizacional que imparte la Universidad Adolfo Ibáñez, y hasta la creación de la gerencia de felicidad como ocurrió en Banco Estado Microrempresas”.

Vicente Sisto

Vicente Sisto

Continúa aseverando que “nociones como liderazgo positivo, empresa feliz, entre otras comienzan a imponerse en el campo. Esto sin duda es una oportunidad. Siempre resulta relevante contar con herramientas conceptuales y procedimentales capaces de captar los procesos subjetivos y relacionales mediante los cuales se realiza la organización cotidianamente. Las gerencias de recursos humanos que buscan ir más allá de la mera administración de beneficios y remuneraciones, o de procesos de selección y capacitación, se caracterizan precisamente por buscar instalar una visión de la organización como compuesta y desarrollada por personas y a través de las relaciones que establecen. ¿Qué es una organización, sino un complejo proceso de conexiones dinámicas entre procesos, sujetos y acciones?»

María José Rodríguez

María José Rodríguez

Por otro lado, en términos de metodología, María José Rodriguez, doctora en psicología de la Universidad de Chile, profesora asociada de la Escuela de Psicología de la Universidad de Santiago de Chile asegura que “no todos los estudios de felicidad hedónico-evaluativa incluyen las emociones en su recolección de datos. Para ser coherentes con los modelos teóricos del tipo Bienestar Subjetivo es necesario consultar por ellas. Ahora bien, no debemos olvidar que las emociones positivas y negativas, como las denominamos, son parte de la vida. Señales poderosas de nuestras inquietudes internas. Todas ellas necesarias, positivas y negativas, estas últimas tal y como los dolores del cuerpo nos avisan de problemas que hemos de atender, sean internos como una demanda desmedida hacia la vida, o externos, como cuando somos maltratados y humillados. Respecto a los instrumentos que se emplean para hacer registros de la vida emocional de las personas habría que señalar que muchos de estos confunden emociones con autopercepciones sobre el propio sujeto o su vida. Así mismo, se toman ampliamente en cuenta emociones que tienen que ver con predisposición a la acción (recordemos la influencia del utilitarismo), y no siempre se contemplan emociones y sentimientos que sean particularmente importantes para los pueblos latinoamericanos, como el amor, la esperanza, la gratitud, la comunión, entre otros (Rodríguez, 2013; Sotgiu, Galati, Manzano y Rognoni, 2011)”.

Paula Ascorra

Paula Ascorra

A juicio de Paula Ascorra sobre los resultados de Chile en el informe de este año de la ONU, reflexiona que quizás no deberíamos compararnos con los países que van a la cabeza del ranking y que deberíamos realizar un análisis entorno a lo que un país avanza en su felicidad en comparación a él mismo, “por cómo está construido el ranking, está hecho siempre para posicionar de una u otra manera, el hemisferio norte, o los países occidentales en contra de los otros ejes. Y en ese sentido, los países logran a puntuar alto porque el resto de los países siempre vamos a puntuar bajo. Entonces otra forma de medir el índice sería medir un país en comparación con sí mismo. Cuánto, en un periodo de tiempo, un país logra avanzar en estas medidas, que sí están reportadas y tienen asidero, y que han logrado explicar ciertas hipótesis de desarrollo y bienestar humano”.

¡Te necesitamos ahora!

En RH Management defendemos un periodismo independiente, crítico, innovador y de calidad. Nuestra trabajo no solo es informar, sino también ayudar a rehumanizar el management y apoyar las ideas y prácticas que puedan mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Para lograrlo necesitamos el apoyo de personas como tú.

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Yo tengo el poder ¡Entonces, úsalo bien!

La revolucionaria teoría del poder configurada por Michael Foucault en la década de los sesenta fue el...

Últimas noticias

Yo tengo el poder ¡Entonces, úsalo bien!

La revolucionaria teoría del poder configurada por Michael Foucault en la década de los sesenta fue el sustento de los nuevos modelos...

¿Existen los equipos de alto desempeño en el Chile de hoy?

Hoy en día existe un reconocimiento generalizado sobre las ventajas del trabajo en equipo más que el propio trabajo individual para responder...

El offboarding de los colaboradores y la marca empleadora

En situaciones límite, a veces las empresas no tienen otra alternativa que proceder a un downsizing, esto significa que habrá colaboradores que...
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Artículos relacionados

- Advertisement -